La mujer de 70 a 77 años. Vivencias del undécimo septenio

No todo está vivido. No todo está hecho. A los 70 años cosechar los frutos de mi vida y ofrecerlos a la comunidad es algo muy saludable.

Ilustración: «Sabias. Undécimo septenio. Profundidad radiante». Acrílico sobre papel hecho con amor por Elena Caballero.

Como un águila imperial sobrevuelo el paisaje y me poso allí donde me necesitan. Me percibo con la capacidad de irradiar tranquilidad, de bendecir a otros y de sentir misericordia por ellos. A medida que mi cuerpo se debilita, mi espíritu se transparenta, haciéndose más visible y real.

Mi organismo es frágil, sí, lo que no significa que deba alarmarme por cada señal de envejecimiento y convertirme en prisionera de los medicamentos y las visitas médicas.

Elijo regalar a mi cuerpo vulnerable la medicina justa y necesaria. Busco respuestas más sutiles a través del arte, la música o el camino espiritual. Si estoy atenta, la cáscara es lo único que envejece. Mi tarea ahora es perdonar y agradecer.

Mientras gira la rueda de los días, soy yo la montaña que sostiene a quienes deambulan por las laderas de la vida.

 

 

¿Quién soy más allá de la vitalidad corporal?

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *