Decía la escritora Virginia Wolf que toda mujer debía disponer de una habitación propia, un lugar en el que disponer de un tiempo para sí misma, donde poder parar, pensar, escribir, relajarse o trabajar. Para mi septiembre es un mes balcón hacia el final del año y el comienzo de la mitad más oscura en el hemisferio norte. Un momento idóneo para entrar en ese cuarto en algún momento del día y pararse a escuchar. Es la hora de resetear los calores y ensoñaciones del verano y tocar tierra.

Ilustración: “La mujer sabia práctica e inteligente”. Acrílico sobre papel hecho con amor por Elena Caballero.

Para mi fue un estío muy largo, alejada de la rutina, donde cumplí el sueño de hacer un tramo del camino de Santiago con mis dos hijos. Andar bajo bosques de robles y eucaliptos fue el escenario perfecto para alejarlos de las pantallas. Caminando juntos en la misma dirección recuperamos el sentido del silencio. Sin mayor afán, viví el gozo de sentirme guía de dos seres humanos en plena eclosión.

Ahora necesito volver a recomponer mi ritmo vital. Llego con ganas de definir a qué me dedicaré que pueda reportarme felicidad. Y me entra el vértigo de no saber, de querer abarcar mucho y no ser capaz de dar en el clavo.

Por eso dibujé para el calendario de septiembre a la sabia consejera, la mujer con foco y rumbo. Me inspiré en la diosa Metis, madre de la estratega Atenea, que poseía la habilidad de comprender una situación desde el intelecto y actuar, además, con gran intuición y destreza.Ella me inspira para desconectar el wifi y el móvil, cerrar la puerta y pensar realmente qué quiero hacer con mi vida en este otoño- invierno y tal vez más adelante aún.

En esa línea, el maestro hindú Swami Purohit propone anotar cinco metas para realizar a corto plazo y otras cinco para realizar a largo plazo. Él sugiere: “cada noche, antes de dormir, considera los pasos que hayas dado ese día para alcanzar tus metas. Al cabo de un mes, vuelve a valorar tus prioridades, haz un plan de acción, con pasos factibles y realistas, y empieza a trabajar”.

 

Buena suerte y buen camino.

 

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *