En este mes de noviembre, con la llegada del frío -por fin- voy a hablaros de esta misteriosa figura femenina que ilustré para la serie sobre personalidades femeninas Las Diosas que hay en Ti 2014: el arquetipo de Hécate o la hechicera sabia.

Ilustración: «Hécate o la Triple Diosa». Acrílico sobre papel hecho con amor por Elena Caballero.

Sus tres caras reflejan de un modo fascinante el carácter cíclico de la naturaleza con los tres aspectos de la Diosa: la Doncella -luna creciente-, la Madre -luna llena- y la Anciana -luna menguante-. Cada una simboliza una etapa en la vida de la mujer. Por esta multiplicidad de personalidades, esta diosa, conocida como Hécate, se asocia a las encrucijadas.

Por un lado, expresa la energía vital, la autoestima y la libertad -la Virgen-, por otro, la capacidad de vinculación con otros -la Adulta- y, finalmente, la capacidad de cambio y transformación -la Anciana-.  Este complejo arquetipo nos habla del misterio del ciclo Vida-Muerte-Vida.

Como explica Silvia Selowsky, investigadora chilena de símbolos y sanadora, Hécate es una diosa pre-patriarcal que se relaciona con la sabiduría psíquica de las mujeres mayores. Recuerda la inteligencia de la experiencia de la vida. Todo lo misterioso y fantástico está asociado a ella.

Por ello, Hécate permite comprender la fuerza de lo femenino en toda su magnitud. Precisamente, en los años en torno a la menopausia, sucede una etapa evolutiva donde las mujeres pueden empezar a encarnar parte de su misterio, animándose a entender las oleadas de calor como oleadas de poder

Es el momento en que puede aparecer la sabiduría sobre la muerte y la vejez -el invierno-, frente al renacimiento y la juventud -la primavera-, no entendiéndolos como opuestos sino como complementarios.

Ese poder y esa sabiduría de lo cíclico fue lo que me inspiró para tratar la belleza de la madurez en mi nuevo proyecto de Las Mujeres Sabias que hay en Ti

La visión que tengo desde el lugar en el que me encuentro ahora, es que me voy recuperando a mi misma paso a paso, ciclo a ciclo, edad a edad.

En esta vuelta a la oscuridad del otoño-invierno en el hemisferio norte en el que vivo me pregunto ¿estoy lista para morir y renacer de nuevo?

 

¿Y tú? ¿Cómo afrontas los cambios de tu vida?

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *