Mi tío me contó una vez: “A los 50 rompí el cascarón”. Y cuando yo los cumplí, también lo supe. Por fin, comprendí de qué iba esta cosa del vivir. Con 49 años, al mirarme en el espejo llega la conciencia y con ella la realidad: soy frágil y vulnerable. Esto me hace más compasiva.

Madurez 2: octavo septenio

Madurez 2: octavo septenio
La mujer de 49 a 56 años. Octavo septenio
Alegría de ir más ligera
A pesar de los cambios externos, de la mayor flacidez y cansancio, a esta edad me veo capaz de aceptar todo lo que me ocurre.

A pesar de los cambios externos, de la mayor flacidez y cansancio, me siento mejor que nunca. Y, aunque algunas cosas no me gusten, me veo capaz de aceptar todo lo que me ocurre.

Las visitas de Señorita Incomodidad, Doña Ansiedad, Mister Insomnio o Madame Depresión, son pasajeras. Hasta los posibles sofocos de lo que ahora llamo “Plenipausia”, pasarán. Como todo. Cada vez que consigo atravesar estos cambios físicos y anímicos tan profundos sin alarmarme en exceso, resucito.

He tirado todo lo que me sobra y dejado atrás muchas pautas y costumbres que me ataban y entorpecían mi vida. Con estas metamorfosis, despierto a mi maestra interna. Llega el don de aconsejar con amor y humildad para instruir en la disciplina interior, en el camino a casa.

¿Qué ramas debes podar?

Si te sintieras sobrepasada en esta etapa, piensa en tus tareas, tus creencias y tus relaciones humanas del momento actual como en las ramas de un árbol. Observa cuáles hay que cortar para que puedan germinar nuevos brotes. Y haz un bonito dibujo con el árbol que quieres ser ahora.

¿Si no fuera por el dolor cómo sabría yo despertar?

 

Ilustración: «Octavo septenio, aligerarse o morir». Acrílico sobre papel hecho con amor por Elena Caballero.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *