Ciclos / Elementos / Rituales / Conexión con la Tierra / Ecofeminismo

Recolectando información sobre el significado de la montaña para mi proyecto Mujeres de la Naturaleza, descubrí que para muchas culturas se presenta como centro y eje del mundo. En el Diccionario de Símbolos de Juan Eduardo Cirlot se dice que “La cima de la montaña cósmica no solo es el punto más alto de la tierra, es el ombligo de la tierra, el punto donde dio comienzo la creación” (Gonzalo Rojas). Fascinada con su forma imponente, también comprobé que el símbolo chino de la inmortalidad Tao, es la unión del Ser Humano y la montaña. Así se recoge en el estupendo blog Montaña y tradición. Meditaciones de las cumbres. 

Cumbre inspiradora.

Me gustaría compartir lo que dice en un post titulado “La montaña como símbolo del taoísmo” cuyos contenidos me han resultado muy inspiradores pues demuestran que todo en la naturaleza, si lo miramos con ojos nuevos, nos puede servir para crecer.

Allí se explica que “el Taoísmo establece la existencia de tres fuerzas: una positiva, otra negativa y una tercera, conciliadora”.

“La Teoría del Yin y el Yang surge de la necesidad de expresar de alguna manera los diferentes fenómenos expresados en la Naturaleza, basada en la Filosofía Taoísta, de donde emergen el Pensamiento Tradicional Chino, los conceptos de la Medicina Tradicional, las Artes Marciales o las Artes Meditativas».

El significado original del ideograma chino que representa el “Yin” es el de “la ladera oscura de la montaña”. Simboliza la oscuridad y la pasividad, y se asocia con las cualidades de receptividad, flexibilidad, blandura y contracción. Se mueve hacia abajo y hacia adentro, y sus símbolos principales son la Mujer, el Agua y la Tierra.

«El ideograma “Yang” significa “El lado soleado de la montaña”. Representa la luz y la actividad, se asocia con la resistencia, la dureza y la expansión, se mueve naturalmente hacia arriba y hacia fuera, y sus símbolos son el Hombre, el Fuego y el Cielo».

«La tercera fuerza es el Tao, o fuerza superior que las contiene. El significado más antiguo que existe sobre el Tao dice: «Yi Yin, Yi Yang, Zhè Wei Tao», es decir, «un aspecto Yin, un aspecto Yang, eso es tao”. Entiéndase la idea de montaña como símbolo de unidad. Así, aunque representan dos fuerzas aparentemente opuestas, forman parte de una única naturaleza».

«Por ello el taoísta no considera superior la vida a la muerte, no otorga supremacía a la construcción sobre la destrucción, ni al placer sobre el sufrimiento, ni a lo positivo sobre lo negativo, ni a la afirmación sobre la negación. El Yin y el Yang son los nombres otorgados a los dos aspectos a través de los cuales se manifiesta la Naturaleza. Así, el símbolo del Yin y el Yang representa la Ley de la Eterna Transformación, Yin y Yang son dos opuestos que juntos forman la Unidad. Uno depende del otro y cuando un fenómeno alcanza su máxima expresión, se transforma en su opuesto».

«El adepto o alumno debe saber que, en esencia, el alma pertenece al reino espiritual, que es eterno. Pero que el ser humano está demasiado pendiente de su cuerpo y el mundo material, y es egoísta por naturaleza, lo que la mayoría de las veces impide que despierte su conciencia y descubra su verdadera naturaleza. Por lo tanto, no es consciente de su propia inmortalidad. Es lo que debe conseguir con las meditaciones; lograr llegar a su Ser Interno y despertar su Divina Conciencia».

 

¿Qué montaña simboliza para ti este poder interior del ser humano?

 

 

 

Empiezo el año con la imagen de la Mujer Montaña. ¿Qué te sugiere?

Ella encabeza la lista de las doce Mujeres de la Naturaleza de mi último proyecto que pretende una puesta en valor del medio ambiente que nos rodea a todos y a todo. Sin una buena base, sin unas buenas raíces, ¿dónde queremos ir sin perdernos? Así es que me gusta dedicar el mes de enero a pensar y escribir mis objetivos, mis sueños, mi hoja de ruta. Voy lenta, aún no he decidido del todo qué cimas quiero visitar. De hecho, aún estoy en la base, pues el año acaba de empezar. Pero siento que tienen mucho que ver con ocupar mi lugar entre el cielo y la tierra, como esta venerable “anciana de las cumbres”.

«Mujer montaña». Acrílico sobre papel hecho con amor por Elena Caballero.

Mi Mujer Montaña me habla así: “Cuentan las leyendas que yo, la inmensa montaña, soy pilar de la tierra y gran escalera al cielo. Mis formas macizas son dignas de admiración y, desde tiempos inmemoriales, como morada de los dioses, se me profesa reverencial respeto e incluso temor.

Por ello, algunos rituales muy antiguos de escalar mi  piel, de forma real o imaginada, son el reto necesario para comprenderse a uno mismo  y restablecer la conexión con la Madre Tierra».

«Decidirse a ascender por mis diferentes alturas, simboliza los niveles de preparación necesarios para lograr alcanzar tus sueños. Mi área inferior, las estribaciones, representa la primera toma de conciencia. Mi parte media, la más empinada del camino, pondrá a prueba el conocimiento adquirido hasta ese momento».

«Escalando hacia arriba, el aire es escaso y el aprendizaje intenso. No hay atajos posibles, hacen falta resistencia y osadía para seguir con la tarea. Al alcanzar mi cima, desde donde todo parece tan pequeño, se  obtiene como regalo el descubrir que los retos conseguidos nos hacen aún más grandes».

«Cuando necesites explorar el camino para descubrir tu propia identidad, ven a mi encuentro. En mi cumbre, coronada por la nieve de mis canas, te brindaré desafíos que renovarán tu alma”.

 

¿Y tú qué cumbres de tu ser quieres ascender?