Ciclos / Elementos / Rituales / Conexión con la Tierra / Ecofeminismo

Boceto de La Mujer Equinoccio 2021.

Llega hoy la primavera y con esa excusa subí a la montaña a estar cerca del río por unos instantes. He aprendido que es importante estar cerca de la naturaleza en estos momentos clave del año: solsticios y equinoccios, para recargarnos de energía, pues todo el planeta está al compás de la potente energía del sol, en su máximo o mínimo grado o en su justo punto medio, como es el caso. El agua estaba helada por supuesto pero quise descalzarme y sentirla por el puro gusto de sentir vida de verdad bajo mis pies. Me mojé también la cara, el cuello y las muñecas y luego  continué descalza hasta sentarme en una roca. Caía una nieve muy tenue y el sol asomaba tímido entre los altísimos árboles.

Era el lugar ideal para improvisar un pequeño ritual de bienvenida a la nueva estación. No hice algo complicado, solo puse la conciencia de querer florecer y se lo pedía mentalmente a todo lo que me rodeaba. Pero antes hice dos cosas importantes según nos enseñan los pueblos originarios: pedí permiso antes de entrar en el lugar, y agradecer por toda la abundancia que nos da la madre naturaleza, la Pachamama según la sabiduría ancestral.

Volví a la ciudad totalmente cargada y contenta. A la tarde había convocado un breve encuentro online con mis amigas, para dar la bienvenida al Equinoccio. No es lo mismo que hacerlo todas al aire libre como tocaba, pero logró juntarnos a mujeres de Madrid, Alemania, Málaga y Almería en una misma «habitación». Les quería compartir lo importante de hacer pequeños rituales de bienvenida a las estaciones, como forma de honrar la vida, honrar los ciclos, algo que se nos ha olvidado por este tipo de vida apresurada y equivocada que llevamos.

En el equinoccio celebramos que el día y la noche duran por igual en todo el planeta, un equilibrio que podemos aprovechar a nivel interior para armonizar nuestro propio cuerpo. ¿Cómo? Pues podemos hacer un pequeño balance del trimestre anterior, del invierno, reflexionar sobre los aprendizajes y después enfocarnos en las semillas que queremos sembrar y activar en esta primavera. Si finalizas con una ducha consciente envuelta en aromas de algún aceite esencial tipo floral o a tu gusto, puedes estimular tu sensualidad y tu apertura al mundo.

Es un tiempo sagrado, según nos recuerda el sincronario solylunar que realicé este año y nos ayuda, si estamos atentas, a equilibrar nuestra dualidad: luminosa y oscura, masculina y femenina, activa y de descanso, exterior e interior, material y espiritual. Aprovechemos pues para equilibrarnos, para abrazarnos con esos dos aspectos y a enfocarnos en el potencial que somos. Esa es una gran tarea para sostenernos en este nuevo tiempo. Aceptar nuestra dualidad e ir sanando nuestras heridas nos ayuda a florecer a nuestro ser más auténtico. Y si nos caemos, nos limpiamos las rodillas y nos levantamos, o pedimos ayuda para superarlo. Todos estamos hechos de la misma esencia.

 

Yo quiero enfocarme en activar mis sueños para el nuevo ciclo y dejar de posponerlos. El poder de la intención obra milagros. Mira las semillas, mira a tu alrededor, mírate. Para ello, me he propuesto contactar más a fondo con la Naturaleza a diario y, sobre todo, confiar. Y de verdad, hay magia. Todo es posible en primavera. Incluso conseguir que un grupo de mujeres escojan pasar una hora y media de su tiempo, delante del zoom para celebrar juntas la primavera. ¡Qué siga floreciendo esa tribu!! GRACIAS GRACIAS GRACIAS!!

 

¿Qué semillas quieres hacer florecer en tu vida este nuevo tiempo?

Ilustración: «Mujer Luna» de Elena Caballero. Técnica mixta con acrílicos.

Para algunos, puede sonar hoy extraña la idea de que la luna nos pueda influir de alguna manera. Así que, querida primera luna llena de invierno, quiero recordar una vez más cuáles son los aspectos más destacados de cada una de tus cuatro fases, por si alguien puede experimentarlos por sí mism@s y sincronizarse contigo un poco más este año.

A la primera Luna llena del invierno algunos la llaman Luna de Lobo aunque, también pueden nombrarse así a las lunas llenas que ocurran durante la estación más fría del año. Dicen que algunas tribus de Estados Unidos te llamaban Luna de Lobo porque tu aparición coincidía con la temporada en la que los lobos aullaban. También te bautizan como Luna de Hielo, Luna Fría o Luna Vieja.

Desde tu trono en el firmamento, siempre has sido adorada como una diosa por tu poder magnético sobre las aguas y la vida orgánica del planeta. Antes de que la luz eléctrica invadiera cada rincón, cada noche tú regías todos y cada uno de los movimientos humanos. El tiempo empezó a medirse por tus fases creciente y menguante, que señalaban los momentos de sembrar, cosechar, celebrar o descansar.

En muchas culturas las mujeres se reunían en tu honor para danzar y venerar el poder cíclico de morir y renacer continuamente, al igual que su ciclo femenino.

Hoy suena extraña la idea de que nos puedas influir de alguna manera, pero podemos recordar cuáles son los aspectos más destacados de cada una de tus cuatro fases, por si podemos experimentarlo y sincronizarnos contigo un poco más este año:

En la fase creciente, es un comenzar de nuevo y puede ser buen momento para diseñar y ejecutar los planes para el mes siguiente.

Cuando estás en fase de luna llena, plena de energía, abundancia y plenitud, puede resultar el mejor tiempo de realizar, ayudar y conectar con los demás.

En la fase menguante, empiezas a replegar tu luz, y tal vez sea una buena ocasión para deshacerse de lo que no nos sirve y aprovechar el impulso creativo de la transformación.

En la luna nueva u oscura, suele ocurrir que la energía física sea mínima y la reflexión mayor. Es buen momento para descansar, meditar y vislumbrar.

Según mi Sincronario Solylunar 2021, el 28 de enero es luna llena así que estos días de invierno, de luna de lobo, es buen momento para poder celebrar el milagro de la vida un día más, danzando sobre la Tierra alrededor del Sol con la amiga luna moviéndose en nuestro cinturón.

 

¡Cuéntale tus sueños a esta lunita de lobo, fría, quieta y hermosa y aprovecha el resto del ciclo lunar para hacerlos realidad!

Si aún no tienes tu Sincronario Solylunar 2021, aún puedes conseguirlo en la tienda de mi web.

Y tú ¿has apreciado alguna vez estos cambios en tu vida coincidiendo con las fases lunares? 

¡Feliz primera luna llena del año! ¡Feliz viaje por todas las lunas de este 2021! 

Ilustración: Elena Caballero para www.lasmujeresquehayenti.com