Arte / Ilustraciones / Escritura / Experiencias

Fotografía del sincronario tomada justo antes de la imprenta.

Hola, cómo llevas esta tramo final del año?  Para mí, son tiempos de balance, de afrontar los últimos proyectos del año y como esta luna menguante me ha dado  por la creatividad, estoy terminando el nuevo Sincronario Solylunar para 2022, el segundo que realizo y este año he hecho algunas mejoras. Sobre todo hay espacio en blanco para que escribas lo que quieras y los signos astrológicos junto a las lunas del año. 

El sincronario solar y lunar es una poderosa y sencilla herramienta para organizar el tiempo y sincronizarnos de acuerdo con los cambios de cada estación, entre otras cosas. Está inspirado en las enseñanzas de una de mis maestras, Warawara, Mujer Medicina de la Tierra, Mujer Amawtica, transmisora de la sabiduría ancestral andina.

Los seres humanos hemos olvidado qué corresponde hacer en cada una de las estaciones de la tierra, en su viaje alrededor del sol, e intentamos “aprovechar el tiempo”, ir rápido y hacer lo mismo todo el año sin respetar lo que pide la naturaleza: descansar en invierno, activarnos en primavera, expandirnos en verano y soltar en otoño

Además, los solsticios y equinoccios, los días exactos en que comienza cada estación, son momentos muy favorables para estar atenta y alinearte con la energía del cosmos y activar tu cuerpo y mente, pues según los amautas o sabios, se abren los planos multidimensionales. Algo que ya honraban y celebraban las grandes culturas del planeta desde hace miles de años, con formas rituales y ceremoniales.

Trabajando en el tiempo circular.

Tiempo circular

El año solar empieza en el solsticio de invierno y avanza en el sincronario en sentido contrario a las agujas del reloj, pues es así como se mueve la tierra alrededor del Padre Sol y es circular, lo cual aporta una visión revolucionaria para occidente: el tiempo no es lineal, sino circular.

Cada año la tierra pasa por las mismas estaciones y todo en la naturaleza nace, crece, muere, se transforma y vuelve a nacer en el siguiente ciclo solar. Lo mismo ocurre con las fases de la luna cada mes, hay un tiempo de luz y otro de oscuridad en perfecto equilibrio. Incluso lo puedes observar en tu propia vida, como hay patrones que se repiten cada cierto tiempo. Por tanto, estamos más conectadas a este ritmo cíclico del cosmos de lo que creemos.

Cómo usarlo:

En los espacios que hay en el interior de la circunferencia puedes escribir o dibujar algunas palabras clave que simbolicen las actividades más importantes que planeas hacer en tu nuevo año, ya sea a nivel material (nuevos proyectos, cambio de casa, nuevo trabajo, estudios) o espiritual (meditaciones, retiros, ceremonias de luna llena, ofrenda de agradecimiento a la Madre Tierra, celebración de solsticio).

En el sincronario aparecen registradas también las principales fases de la luna de cada mes, que siguen un patrón similar a las estaciones luna nueva: descanso, creciente: actividad, llena: expansión y menguante: soltar. Así podrás guiarte cada mes para ver cuándo agendar un proyecto, reunión o tu necesario espacio de renovación y descanso.

Una vez escritas tus principales acciones del año, puedes llevarlo a tu altar personal y pide a tu maestra interna y a tus guías que te ayuden a cumplir lo allí expresado.

El objetivo es ayudarte a planificar tus sueños y planes para que coincidan con más acierto con la energía disponible de cada una de estas fases. Es tiempo de escuchar, de liberarnos de la adicción a la tecnología que nos impone el sistema actual y de recuperar nuestro poder personal, más en contacto con la naturaleza.

 

Reserva el tuyo en info@lasmujeresquehayenti.com

Cuando llega esta época explosiva de la primavera nada como caminar consciente, con todos los sentidos posibles, enfocados en la naturaleza. Así todo se vuelve enseñanza y aprendizaje. Pero si no abandonas tu charla interna, estás cieg@ a todo lo que ocurre ahí fuera.
Toca echarle freno a este runrún. Y después, tras un rato de nada, verde y silencio, surgen decretos, palabras, sentires, improvisados poemas. Alocados apuntes para avivar la creatividad, esa que me devuelve a la vida:
«Cuando tengo el coraje
de callar a mi censor interno,
el mundo viejo se derrumba,
y puedo jugar y disfrutar tranquila
con mi niña interior.
Qué alegría transformar su esencia
en mis propias obras,
experimentos, danzas,
abrazos, poemas;
nacer a un espacio nuevo
donde floreces libre,
amor».
E.C.
¿Has escrito ya tu pequeño poema esta primavera? Me encantaría leerlo!