Entradas

Septiembre: ¡Confianza!

Una noche, al finalizar un concierto, el músico despedía su actuación deseándonos al público salud y confianza. Desprevenida, la luz de la Confianza avivó mi corazón como una llama. Tuve claro que debía incluirla entre las primeras de mi lista de guerreras luminosas.

La Confianza pisando fuerte y amorosa en acrílico y papel.

Descubrí que a menudo había mirado afuera, haciendo caso omiso a quién era yo en realidad. Y pensé: ¿Dónde está mi fuente de poder? De ese lugar debo alimentarme para ser auténtica. Pues si no, el mundo se convierte en un lugar donde la coreografía que bailo y la música que suena es siempre la de otros.

Ponte ya a danzar en el escenario de tu vida, ordena esta bella señora mientras nos empuja suavemente por la espalda. Confiar es reconocer tu brillo interior, el primer resorte para dar un paso, declara.

Fiarme de mí, siempre, es un ejercicio para el que hace falta la claridad de una guerrera. Me da permiso para acometer cualquier tarea que me proponga. El coraje de abandonar el control y confiar en la existencia tal y como es.

La confianza se nutre con el silencio, cuando me ofrezco cosas que me hacen sentir bien, acogida. Recordando cómo fui capaz de llegar yo sola hasta hoy. Es una labor de mimo, escucha y apertura para desperezar esa confianza, tantas veces dormida.

Primordial tarea, la de enraizarte en tu propio poder y caminar. La de saber que suceda lo que suceda, yo misma podré sostenerme y acogerme. ¡Confianza! A veces hay que nombrar las cosas para que despierten en nosotros esencias ocultas, verdades olvidadas.

Yo me repito a mí misma palabras talisman que me hacen sentir poderosa, confiada, capaz:

Soy un manantial de poder

¿Y tú lo has probado?

Ven Concentración: UNA cosa por vez

Iniciamos el primero de mayo, con un buen antídoto de la dispersión, esa enfermedad de nuestro tiempo. Lo bueno es que tiene cura. Como todo. Con esta poderosa dama, soy capaz de gobernar mi mente. Orientar el pensamiento en una sola dirección le da la potencia de un rayo láser, afirma.

Guerrera de la Concentración. Técnica mixta

Cuando me desconcentro, mi mente es como un mono en un árbol. Nunca para. Y así el tiempo y la vida pasan tras mil pensamientos. No consigo muchos de mis grandes sueños por esta falta de foco y escasa fe en mí misma.

Sin embargo, todos somos capaces de concentrarnos. Sólo tengo que ver cuánto me cunde cuando logro centrarme varios minutos a la hora de leer, dibujar, estudiar o meditar. Prueba a apagar el teléfono móvil, el wifi. No es fácil. Pero marca toda la diferencia.

Dos enemigos complicados son el sopor y la agitación mental. El sopor me adormece y la agitación mental me distrae con multitud de pensamientos en mitad de la concentración.

Cosas sencillas, como la respiración, le dan ritmo a la mente.  No se puede respirar despacio y pensar rápido. Por eso, inspirar y exhalar con más calma me ayuda.

Procuro estar presente y con la mente aquí, donde está mi cuerpo. Con esta valiosa guerrera, ni lo pasado ni lo futuro existen. Concentrarnos en conseguir nuestro objetivo, sin distracciones, es la clave para lograr las cosas más increíbles.

Me enfoco aquí y ahora en UNA cosa. 

 

 

 

Mi Mujer Fuego pone en acción mis sueños

Esta «chica de Fuego» que creé para el calendario y agenda Mujeres de la Naturaleza tiene el aire caribeño e inspirador que tiene para mí el inminente comienzo del verano. Al menos así me han dicho en el Viejo San Juan de Puerto Rico donde he tenido la suerte de pasar unos días: “Esta es de las nuestras”, comentaban. Y así quiero invitaros a empezar este mes de junio, con la fuerza y la pasión que reina en el Caribe, y que también nos corre por dentro cuando confiamos en nosotras mismas, nos abrimos a la generosidad del universo y nos atrevemos a poner en pie nuestros sueños.

A continuación os dejo con las palabras de la Mujer Fuego:

“Desde que fue descubierto el fulgor de mis llamas, me han adorado como a una divinidad. Soy la personificación del espléndido sol sobre la tierra. Al dar calor y confort al cuerpo, siempre se me ha asociado a la vida y a la salud. Las Vírgenes del Sol del Imperio Inca, en Perú, me mantenían encendida día y noche.Mujer_Fuego_by_ElenaCaballero_2

Mi estado tiene el poder de transformar por excelencia. Simbolizo el aprendizaje y el estado de iluminación. En mí, Mujer Fuego, confluyen las dos polaridades: la creación y la destrucción, del mismo modo que el anhelo apasionado nutre y devora a la vez.

Por esa sorprendente cualidad, en muchos ritos me utilizan en antorchas, fogatas y cenizas para purificar y favorecer el bienestar de los congregados. En las hogueras de la Noche de San Juan, despliego mi ardiente melena para imponer el dominio de la luz sobre las tinieblas, el triunfo del bien sobre el mal y la supremacía de la energía positiva sobre la negativa.
También represento el sexto sentido, la intuición. Mi poder habita en lo más profundo de tu ser. Soy la energía vital que fluye por tu cuerpo, desde la parte inferior hasta la más alta.
Mis llamas acogen el secreto de la transformación, una sabiduría ancestral femenina que reside, como mi danza sin fin, en el auténtico deseo de trascender y vivir”.
Y tú ¿Cómo pones en acción tu fuego interior?