Entradas

Hablemos de nuestro precioso cuerpo

Soy mujer, tengo un cuerpo admirable a través del cual mis células hablan de mí, de todo lo que llevo dentro.

Creo que conozco mi cuerpo pero ¿es verdad? ¿Cuándo me detengo a sentirlo? ¿Qué pienso de él? ¿Cómo lo cuido?

CUERPO_reducido_firmado

El cuerpo de una mujer es su bien más preciado, es único, extraordinario, porque en él ocurre la vida. Aceptar y amar nuestro cuerpo es una garantía de paz y de gozo. Los clichés de esta sociedad, las comparaciones o etiquetas nos despojan de nuestro poder. Mirarse a una misma con amor es el antídoto.

Ahora toca sacar de la mente las viejas creencias y los mensajes castrantes. Es el primer paso para sanar la desconexión de mi cuerpo: volver a entrar en él y explorarlo. Sin juicios. Un cuerpo se habita pensándolo, sintiéndolo, pues la energía sigue a la intención. Pongamos la intención en esa tarea y los cambios no tardarán en llegar.

Te propongo un reto: ponte delante del espejo y agradécele a tu cuerpo todo lo que ha hecho por ti. Puedes escribir esta frase en un papel y pegarlo en el espejo: “Me acepto, incondicionalmente. Ahora”.

Luego, deja de mirarte y empieza a sentirte.

¿Qué pasaría si te aceptaras por completo?

El clan de las Mujeres Árbol

Este verano haciendo el camino de Santiago, me detuve muchas veces a conversar y respirar junto a diferentes árboles, una encina, un roble, un castaño y un pino. Y sí, doctor, no estoy loca, pero siento que los árboles si los escuchas, hablan. Aún guardo en la memoria esta sensación de estar con ellos tan íntima y tan auténtica, que consistió sólo en estar presente para ellos. Esto es algo que hasta ahora nunca había hecho dedicándole tanto a la tarea, pero es lo que tiene el camino: tienes tiempo para realizar estas cosas que normalmente no haces en tu vida cotidiana.

Me gusta sentir que desde que  hice el calendario Mujeres de la Naturaleza se ha estrechado mi relación con ella.

Quiero compartir lo que escribí para ilustrar el mes de octubre que acabamos de empezar. La Mujer Árbol hablando en primera persona. Enraizada feliz y hermosa en la tierra, haciendo valer sus derechos ante la ignorancia humana que no la respeta. Pero eso, estoy segura, lo estamos empezando a cambiar, ¿verdad?

Mujer_Arbol_by_Elena_Caballero

Y dice así: “Soy la Mujer Árbol, el centro del universo, el más fascinante eje entre los mundos, desde el principio de los tiempos.  Mis raíces buscan el corazón de la tierra y mis ramas aspiran a alcanzar el cielo. Por mis venas fluye la frondosa e inagotable savia de la creación, que nace, crece, muere y se regenera.

He sido testigo de los amores, sueños y esperanzas de miles de seres reunidos bajo mi copa siglo tras siglo. La entereza de mi tronco indica que yo Mujer Árbol, tan venerable, hago posible la continuidad de la existencia, tanto, que respirar a mi vera, te reconcilia con tu inmortal herencia.

Mi sorprendente engranaje interior me permite sostenerme, dar cobijo y relacionarme con todo el ecosistema. Al igual que cualquier mujer, cuanto más profundas y sanas sean mis raíces, mayor será mi fuerza, más bello mi porte y más exquisito mi fruto.

Somos tesoros y, como tales, se nos trata con el debido amor y cuidado, aunque aún existan sitios donde no nos respetan. Por tanto, es vital proteger y valorar a las mujeres y a las selvas. Las culturas prósperas y abundantes son pacíficas, no talan árboles y velan por el bien de sus semejantes.

Existen personas árbol con tal devoción por nuestras especies que han logrado, abrazándose a nosotras, los árboles, evitar la tala de bosques enteros. Son heroínas de Kenia, el Himalaya o Amazonas. Abrázame, como hacen ellas”.

¿Qué árbol te pararás  a escuchar hoy?

 

Mi Mujer Fuego pone en acción mis sueños

Esta “chica de Fuego” que creé para el calendario y agenda Mujeres de la Naturaleza tiene el aire caribeño e inspirador que tiene para mí el inminente comienzo del verano. Al menos así me han dicho en el Viejo San Juan de Puerto Rico donde he tenido la suerte de pasar unos días: “Esta es de las nuestras”, comentaban. Y así quiero invitaros a empezar este mes de junio, con la fuerza y la pasión que reina en el Caribe, y que también nos corre por dentro cuando confiamos en nosotras mismas, nos abrimos a la generosidad del universo y nos atrevemos a poner en pie nuestros sueños.

A continuación os dejo con las palabras de la Mujer Fuego:

“Desde que fue descubierto el fulgor de mis llamas, me han adorado como a una divinidad. Soy la personificación del espléndido sol sobre la tierra. Al dar calor y confort al cuerpo, siempre se me ha asociado a la vida y a la salud. Las Vírgenes del Sol del Imperio Inca, en Perú, me mantenían encendida día y noche.Mujer_Fuego_by_ElenaCaballero_2

Mi estado tiene el poder de transformar por excelencia. Simbolizo el aprendizaje y el estado de iluminación. En mí, Mujer Fuego, confluyen las dos polaridades: la creación y la destrucción, del mismo modo que el anhelo apasionado nutre y devora a la vez.

Por esa sorprendente cualidad, en muchos ritos me utilizan en antorchas, fogatas y cenizas para purificar y favorecer el bienestar de los congregados. En las hogueras de la Noche de San Juan, despliego mi ardiente melena para imponer el dominio de la luz sobre las tinieblas, el triunfo del bien sobre el mal y la supremacía de la energía positiva sobre la negativa.
También represento el sexto sentido, la intuición. Mi poder habita en lo más profundo de tu ser. Soy la energía vital que fluye por tu cuerpo, desde la parte inferior hasta la más alta.
Mis llamas acogen el secreto de la transformación, una sabiduría ancestral femenina que reside, como mi danza sin fin, en el auténtico deseo de trascender y vivir”.
Y tú ¿Cómo pones en acción tu fuego interior?

Mujeres de la Naturaleza en Biocultura Madrid 2015

Biocultura es magia. Es entrar en un espacio donde se tiene en cuenta el desarrollo humano. Un paréntesis en el maremagnun cotidiano. Allí se dan cita, personas que, a través de sus productos de alimentación, textil, artesanía, belleza, publicaciones o terapias, quieren hacer de este mundo un lugar más bello, útil y verdadero donde vivir. Y, por supuesto, yo no podía faltar y he paseado con mis calendarios y agendas Mujeres de la Naturaleza  2016 por los pasillos de la feria, para darlos a conocer.

IMG_20151113_182407

Ojo a lo que nos venden

El recibimiento ha sido muy bueno. Y más tratándose del tema de la Naturaleza y los elementos como vía de desarrollo personal. Muchos se acordaban del calendario de las Sabias del año pasado y había gente que me reconocía y, sorprendida, me decía al verme: ¡Qué bien, te lo compré el año pasado y no sabía cómo encontrarlo!

Pero ya les avisé de que podían comprarlo este año en muchos sitios, pues al tener el respaldo de una editorial como Gaia Ediciones podrán adquirirlo ¡¡en todas partes!!

IMG_20151113_192023

Dolores Rubio de Bebés Ecológicos

A la primera en saludar fue a Dolores Rubio, ya buena amiga, de Bebés Ecológicos, quien también tenía a la venta los calendarios. Yolanda de Luz Natal, en el stand de Red Circular de Doulas me felicitó calurosamente y en el espacio con más ritmo de la feria, Ritual Sound, pregunté a uno de sus coordinadores, Iñaki, si se sentía incluido en los temas de mis calendarios sobre lo femenino. Me aseguró que el llamado despertar de la Diosa nos afecta a todos pues está ocurriendo por igual en hombres y mujeres. “No es una cuestión de género, es como en esta feria”, decía, “cada uno ofrece algo distinto, pero en el fondo todos venimos a lo mismo: a saber quiénes somos y conseguir ser más felices”.

IMG_20151113_202916

Con Pedro Berruezo, asesor de Biocultura

En el stand de los organizadores encontré a Pedro Berruezo el alma mater de Biocultura que, como siempre servicial, me recibió con los brazos abiertos y me dijo que me harán una entrevista para El Ecomensajero Digital y tal vez más adelante para la revista The Ecologist.  Allí también estaba la actriz, directora del festival de Medio Ambiente, Langaia Festival, Elvira Heras. Habrá que pasarse por Lanzarote el año que viene para estar allí.

IMG_20151113_185153

Con Vanesa de Justicia Alimentaria Global

Me sorprendió la entrega de los chicos del stand de Justicia Alimentaria Global, en su denuncia de los atropellos de la todopoderosa industria de la alimentación sobre la salud humana y a favor de una pedagogía sobre las nuevas maneras de alimentarse en la actualidad. ¡Me apunto! Gracias Vanesa.

IMG_20151115_113303

Encuentro con Nay, fiel seguidora

Entre té y té, tuve encuentros maravillosos con Raquel Cachafeiro de Cosmo Ética, con Cari Feng de La Biotika, Sandra Franzetti de Les Jardins de Gaïa España,  Rebeca del Collado de El Ático Aromático, Jose de Groovy Camisetas o Daniel Benegassi de Sanavibra… Habrá colaboraciones en el futuro, estoy convencida.

IMG_20151114_114644

Con Swami Purohit, maestro indio

Entre las fieles amantes de las agendas mencionar a Ana Martínez Melenchón, en el stand del consejo de agricultura ecológica de la Región de Murcia y a Nay, que cuando me vio dijo que no se lo podía creer: “¡No sabía cómo localizarte, y estaba deseando tener el siguiente calendario!” A pesar de su juventud dice que el anterior trabajo de las Mujeres Sabias, maduras le llegó  mucho porque “me lo llevo a mi terreno”, aseguró. ¡Ole las jóvenes sabias!

IMG_20151113_193057

Reclamos inspiradores

Aproveché para visitar a una de las personas que más admiro, el maestro indio, Swami Purohit, quien dio unas charlas sobre control del estrés y cómo alcanzar las metas. ¿El secreto?: meditar y completar lo que uno se propone en cada momento de su vida. Yo me he propuesto vivir con mi sueño hecho realidad de Las Mujeres que hay en Ti y trabajar cada día por tener un cuerpo, una mente y un espíritu felices, fuertes y sanos. ¿Te apuntas?

¡Nos vemos el año que viene Biocultura! Gran número de personas luminosas por metro cuadrado.

Y tú, ¿conoces esta Feria? Cuéntame tu experiencia.

La Mujer Sabia dice No cuando es No

Qué difícil reflejar la ira en un dibujo y que quede bonito o al menos no resulte demasiado dañino a la vista. Sobre todo cuando se trata de un calendario que cuelgas en tu pared, pues uno de mis objetivos  principales es transmitir emociones positivas. Pero debía incluir a esa mujer iracunda entre Las Mujeres Sabias que hay en Ti, para mostrar que la ira bien canalizada puede llevarnos adonde nosotras queramos.

Al final escogí un símbolo universal como la imagen de la diosa hindú Kali.

Tal y como explica Jean Shinoda, en Las Diosas de la Mujer Madura, una mujer entra en la madurez con una creciente soltura para decir ¡Ya está bien!, que le hace recuperar el poder y la confianza en sí misma. Y es que la rabia, bien canalizada, nos prepara para la acción.

De las cuatro emociones básicas: alegría, tristeza, miedo y rabia, la menos reconocida en las mujeres ha sido está última, su capacidad para la agresividad, para liberar su ira. De esta forma, se arrebata una parte básica de su ser instintivo y vital, acercándola más al rol de víctima.

Sin embargo, ahora ha llegado el momento de concederte decir un ¡Basta! desde las tripas. De no sentir culpa cuando gritas ¡No! Conectar con la ira, te permite utilizar esa inmensa energía de fuego, para cambiar lo que no te gusta. Así que báilala, grítala, suéltala. Se trata de recuperar la fuerza y capacidad para poner límites.

La ira vivida con sabiduría deja de ser destructiva para ti y los demás, por eso canalizarla sin dañar  es el reto. Para la mujer sabia se convierte en una herramienta muy útil capaz de transformar su realidad.

Clarissa Pínkola Estés escribe en Mujeres que corren con los lobos: “La Mujer Salvaje enseña a las mujeres a no ser “amables” cuando tengan que proteger sus vidas emocionales. La naturaleza salvaje sabe que el hecho de actuar con “dulzura” en tales circunstancias sólo sirve para provocar la sonrisa del depredador. Cuando la vida emocional está amenazada, el hecho de trazar en serio una línea de contención es no sólo aceptable sino también preceptivo. Cuando la mujer así lo hace, su vida ya no puede sufrir intromisiones durante mucho tiempo, pues ella se da cuenta inmediatamente de lo que ocurre y puede empujar de nuevo al depredador al lugar que le corresponde”.

 

¿A qué necesitas decir No?