Entradas

Quiero que seas feliz

Llega diciembre con su última página del calendario, a la que suelo dedicar una intención como de resumen del proyecto del año. En este caso, de Guerreras de la Luz y de hermosos valores para poner en práctica una y otra vez, quiero terminar con el amor incondicional. Es un sentimiento que es necesario no solo en estas fechas que llegan de la Navidad que es bueno repensar, resentir qué significa para mí. Parece tan grande e inasequible. Pero tan solo con la aspiración de poder sentir ese amor, ya estamos haciendo mucho.

Esta Guerrera fuera del tiempo que toca con su mano la mano del Guerrero de la Luz, habla también de la polaridad, del masculino y femenino que todos llevamos dentro, y que cuando trabajamos por su equilibrio llega la felicidad.

El profundo deseo de que el otro sea feliz es la forma de amor más elevada. Sólo cuando lo sintáis fluir en vuestro corazón tendréis una idea de lo que es. Porque si no fluye del corazón no existe, asegura esta hermosa guerrera.

“Amor incondicional”: Técnica mixta con lápiz y acrílicos.

El amor incondicional es una cualidad que no hace distinciones. La máxima aspiración es amar a todos los seres como una madre ama a su hijo. ¿Podéis imaginarlo?

Mi corazón y mi mente no han sido creados por naturaleza para sentir esta clase de amor. También pueden manifestar rechazo, resentimiento y miedo hacia el otro. Necesito entrenarme para tener el coraje y la determinación de amar y ahí es donde aparece la Guerrera del Amor Incondicional.

Ella es quien me enseña que el cariño hacia mis seres queridos es como un semillero donde germina esta emoción. Sin embargo, suele conllevar también apego. La idea de perderlos, o no ser correspondida como espero, me genera insatisfacción.

Asimismo, si mi amor va unido a la pasión, con la que lo confundo a menudo, me debilita, porque me hace dependiente. Cuando cultivo la sensación de amor en mi propio corazón, con cada latido consigo esponjarlo más y más.

He de practicar primero con pensamientos amorosos hacia mí misma y después hacia los demás, aceptando nuestras debilidades. Porque ni yo ni nadie estamos, aún, plenamente evolucionados. Y sentir un profundo afecto a pesar de eso es quizás la más sublime muestra de amor.

 ¿Practicamos?

Quiero que seas feliz

Espacio a la luz

¿Por qué iniciar este año un proyecto como el de Guerreras de la Luz? Porque me gusta empezar a practicar el sentir mi lado más amable e intentar que aumente un poco más cada día.

Creo que al menos intentarlo es lo más valioso mientras camino por este cachito de universo. Puesto que estoy convencida de que hay que hacer algún tipo de firme contrapeso a la intemperie.

La rendija de luz que asoma cuando elijo estar alegre o ser generosa o paciente, en mitad de una crisis de apatía, egoísmo o enfado, es asombrosa.

Cuando opto por crear espacio y no ahogarme bajo mi sombra, tan necesitada de reconocimiento también, me recompongo.

Cuando consigo sostener mi lado menos encantador incluso con algo de cariño, parece que se alumbra el mundo entero. Y me da un subidón…


¡Feliz nuevo año como Guerrer@s de la Luz!

¡Salid y multiplicáos!

Mi cabeza, entre cielo y tierra

Hola Diciembre, terminamos el año con la última ilustración del calendario Cuerpo de Mujer. Representa la cabeza, los pensamientos y su influencia tanto en mi cuerpo, como en el exterior. En este tiempo es buen momento de revisar pensamientos, creencias y liberarse un poco, verdad? Porque allá, arriba del todo, estás tú, cabecita mía, dirigiendo la orquesta.  Casi todo en mi cuerpo es doble menos  tú. Por eso me recuerda que soy una con todo.

Mi cabeza, entre el cielo y la tierra. Técnica mixta. Elena Caballero.

 

Mi madre siempre me ha dicho que estoy mejor con el pelo recogido. Y fue al soltármelo, cuando sentí que recuperaba todo mi poder personal. Quiero ser yo quien elige la dirección de mi nave.

Mi manera de pensar, hablar y sentir graba una huella en mis células. Un pensamiento sostenido durante un tiempo y repetido muchas veces, se convierte en creencia. Las creencias son fuerzas vibratorias que acaban formando parte de nuestra biología. Aunque la buena noticia es que los pensamientos siempre se pueden cambiar.

Según los pueblos indígenas, los cabellos simbolizan nuestros pensamientos, al igual que la hierba representa el pensamiento de la Madre Tierra. Es en la coronilla, el punto del séptimo chacra,  donde puedo despertar a mi maestra interior.

¿En qué parte del cuerpo está la mente? Se sabe que no está encerrada en ningún órgano. Los tejidos del útero o las mamas, fabrican las mismas sustancias neuroquímicas que elabora el cerebro al pensar. La mente existe en todas nuestras células.

Cuando, a causa de un pensamiento, te llegue alguna profunda emoción, tómate el tiempo de sentirla. Recoge su mensaje y, después, déjala marchar. Atreverse a parar, sentir y soltar –por ese orden- ayuda a sanar el cuerpo más de lo que podíamos imaginar.

Sólo en el aquí y ahora puedo sintonizar con el universo. Cuando estoy bien enraizada en mi cuerpo de mujer puedo afirmar con amor: “Ocupo mi lugar entre el Cielo y la Tierra”. Y, solo entonces puedo sentirme, de verdad, en casa”.

¿Qué cuentan tus pensamientos de ti?

La Mujer Sabia Atraviesa la Oscuridad

Esta señora con el caldero fue una de las que más disfruté realizar dentro de la serie Las Mujeres Sabias que hay en Ti. Simboliza a esa hechicera que sabe transformar la realidad con sólo removerla con inspiración.

Sabia_Creativa_caldero_porElenaCaballeroArenas

La Sabia que Atraviesa la Oscuridad. Técnica mixta sobre papel.

Por ello, este recién estrenado noviembre era el mes del calendario que merecía albergar a la sabia más hechicera. Según el calendario celta, en este momento de “final de la cosecha” iniciamos la mitad oscura del año en el hemisferio norte. Es el momento donde el fin ha llegado pero, paradójicamente, trae con él la promesa de un nuevo inicio.

20141003_110256

Calendarios y agendas 2015 Las Mujeres Sabias que hay en Ti

El poder de esta Anciana suele visitarnos cuando desaceleramos nuestro ritmo vital y nos atrevemos a pararnos, -algo que ocurre más a menudo durante la menstruación o ya en la menopausia-. En Las Mujeres Sabias que hay en Ti describo más a mujeres como ésta, que ya tienen una edad, porque es de las que menos se habla. Sin embargo, representan a toda mujer que conecta en algún momento con su fuerza interior y su intuición y se atreve a seguirlos.

IMG_20151027_214204

Luz para la fase oscura del año

Cuando contemplo a esta brujita, me veo a mi misma preparada para encarar los misterios de la vida. Una auténtica diosa de la madurez y el cambio, que se inspira en cada encrucijada vital.

Creo que su imagen es el sueño de muchas mujeres: abandonarse a su sabiduría interior, esa que nace de su útero o caldero interior. Sin esfuerzo, sin dudas, sin miedo.

Esta Sabia que Atraviesa la Oscuridad me recuerda que cuando no sepa qué dirección tomar, debo hacer un alto en el camino y consultar mi  voz interior. Todas sabemos que la seguridad de nuestro universo puede desmoronarse en cualquier momento: por una relación que se acaba, una enfermedad, una pérdida económica o una muerte.  A veces, nos dejamos caer en la depresión, la ansiedad, la rabia o el miedo, creyendo que no lograremos salir nunca de ese lugar.

Pero, al sentirnos capaces de regresar de la oscuridad, comprendemos que el amor y el sufrimiento forman parte de la vida. La mujer Sabia ha aprendido cómo apaciguar el miedo y el dolor, tanto propio como ajeno, en esos momentos de la verdad.

¿Y tú, qué verdad necesitas afrontar hoy?

La Mujer Sabia es Alegría

Dibujé a esta dulce mujer sonriente, en plena sesión de baile espontáneo para representar el mes de agosto en el calendario de “Las Mujeres Sabias que hay en Ti”, pues trasluce esa alegría sin motivo que       muchas veces derrochamos durante el verano. Es la imagen de la mujer que camina ligera de equipaje, sumergida en el momento presente, sin verguenza, sin miedo, sin mochilas, en su propio jugo..

Se ha llegado a sugerir que la risa entre mujeres puede ser el lado oculto  de su sexualidad.  Es esa clase de risa que suele utilizarse para suavizar      una situación agobiante, para plantearse situaciones dolorosas o retomar  el equilibrio. Tiene la doble cualidad de ser irreverente y a la vez sagrada,    por tanto libera.

Esta sabiduría sólo saben apreciarla las mujeres porque proviene de las  numerosas experiencias orgánicas, profundamente importantes, que  compartimos durante toda la vida: desde la menstruación a la  menopausia, pasando por los embarazos.

Para poder disfrutar de esta alegría en su madurez, la mujer debe vivir con naturalidad en ese cuerpo que empieza a envejecer.  No es momento para dejar de ser una misma sólo porque se esté volviendo mayor, su mente está más lúcida que nunca y sigue siendo sexy y sensual, y ríe y baila. El buen humor y la experiencia despiertan el instinto más primitivo.

Al compartir el dolor y la risa, al contarlo todo, metafóricamente nos “levantamos las faldas” y revelamos nuestras partes bajas y nuestra vulnerabilidad y a la vez la fuente de nuestra fuerza. Las historias de todas las mujeres se convierten en el espejo donde contemplarnos y ver también nuestra fortaleza.

Pero lo más curativo es ese compartir instantáneo entre las personas que celebra la vida. Este humor es contagioso y portador de esperanza y renovación. Un auténtico lifting de endorfinas.

¿Qué provocará hoy tu risa? ¿Qué te arrancará hoy a bailar?