Entradas

Guerrera de la Honestidad: «cumplo»

Una guerrera de la luz está inspirada en lo que el budismo denomina un bodhisattva, un ser que vive despierto y con el corazón abierto, comprometido con la transformación de la realidad en la que vive. Todos podemos conectar con esta inspiración cultivando las llamadas paramitas o camino de perfección que son las principales prácticas del bodhisattva: presencia amorosa, la bondad, la humildad, la generosidad, la compasión…

Guerrera de la Honestidad. Técnica mixta sobre papel.

En el mes de febrero de mi calendario Guerreras de la Luz 2018 está la segunda de estas paramitas, que es Sila paramita, o la honestidad. Su razón de ser es tener buena voluntad, hacer el bien, no dañar a otros ni con el cuerpo, ni con la mente, ni por medio de la palabra.

Es una figura que lleva bien sujetas las riendas del camino correcto que he simbolizado como un caballo blanco. Y cuando se siente capaz de mantener la senda que se ha propuesto se siente poderosa, tranquila, satisfecha, feliz!

Y de las mil cosas que podría decir esta guerrera, te cuento lo siguiente:

Esta humilde guerrera es muy necesaria sea cual sea nuestro lugar en la sociedad. Nos da el poder necesario para ser capaz de llevar a cabo lo que es correcto: no mentir, no robar, no dañar, no criticar.

La honestidad o moralidad es la certeza de que voy a realizar algo que es positivo. Por muchas ganas que me den, en ocasiones, de olvidarlo un rato.

No siempre resulta fácil respetar o cumplir con lo prometido. A veces, invento excusas: Sí, es cierto, lo dije, pero... Sin embargo, si no soy capaz de mantener mi palabra carezco de consistencia. ¡Me diluyo!

Cuando hagas una promesa, cúmplela, pase lo que pase aconseja esta guerrera. Conviene hacer pocas y con fechas de caducidad, para después renovarlas. Y mejor si son de beneficio para los demás. ¿Qué tal decidirse a no juzgar a nadie durante una hora entera o meditar cada día durante toda una semana?

Ser capaz de mantener esos votos, aún en los momentos más difíciles, me aporta una gran fuerza interior y estabilidad. Sentir que mi mente tiene dirección y que llevo las riendas de lo que me he propuesto, es una inmensa fuente de satisfacción.

¿Cómo te resuena a ti esta guerrera?

 

Elogio de la mujer hibernante

Gracias a mi hijo Dani apareció la Mujer Nieve en mi calendario Mujeres de la Naturaleza! Bocetando a Mujer Nube él me rogó que sin la Mujer Nieve no tendría sentido el trabajo. Y ahora que la descubro pasando página a diciembre, no me imagino acabar el año sin ella. Tan quieta, tan oscura y tan luminosa.

Mujer_Nieve_by_Elena_Caballero

Mujer Nieve. Técnica mixta.

En un mundo tan sobre calentado por la trepidante acción, un poco de Mujer Nieve hibernante, hace mucho. Regula, refresca. Vivan las mujeres hibernantes. Las que sueñan, las que se cuidan y vuelven a regenerarse en su cueva. Saborean su derecho a no necesitar, a no comprar, a no hacer. ¿Para qué esa algarabía? Paren, paren, paren el mundo que yo me bajo. Mujer Nieve grita: “Preservemos el Ártico, ¿qué haremos Hombres y Mujeres de la Naturaleza sin su termostato? Prestadme un invierno para descansar y un horizonte donde la esperanza pueda brotar”.

Y tú, cómo vives esto de invernar?

El mundo necesita a la Sabia Meditadora

¡Sabias! Ha llegado el tiempo de que la Sabiduría de la Meditadora tome las riendas de este mundo agotado y violento. Es nuestro momento de parar, sanar las viejas heridas, pacificar las tierras y los océanos interiores y descansar. Confiad en que AHORA es nuestro turno de cambiar el rumbo.

Sabia_Meditadora_porElenaCaballero

La Sabia medita a su manera. De mi calendario de Sabias 2015. Técnica mixta y collage.

A medida que recorre el camino de la vida, la mujer madura anhela tener tiempo para estar solas consigo misma. Busca alguna forma de conectar con su interior. Y lo hace mientras ordena sus cosas, escribe, baila o se sienta junto al mar, pues en esas ocasiones es capaz de sumergirse en el momento presente.

cuaderno_bocetos_sabias_ElenaCaballeroArenas

Mi cuaderno brota en soledad

Para la Sabia, el espacio en soledad y silencio interior es un santuario al que necesita volver cada vez más a menudo, y por eso lo pide. La madurez  nos enseña la habilidad de encontrar la paz y la serenidad sin esperar que alguien la provea.

El objetivo es librarse de las cargas, para poder saborear y aceptar la vida a cada momento, en medio del frenético ritmo exterior. Esta energía de sabiduría nos recuerda al arquetipo de la Anciana, que suele visitarnos cada mes durante la menstruación y a partir de la menopausia.

20150212_103357

Floreciendo en el desierto

Pero sólo se llega a la Sabia Interior dedicando tiempo y lugar para escucharla o sentirla. Entonces esa sabiduría es la fuente de inspiración para poner en acción a la mujer auténtica y profunda que hay en ti.

Mujeres, Sabias del mundo, ha llegado la hora de tomar las riendas. Sabed que nuestra luz y nuestra paz interior, sólo con imaginarlas en nosotras, brillan como un millón de soles en los corazones que habitan este planeta. ¡Somos las Guardianas de la Vida! Escucha a tu Sabia.

¿Cuándo te paras a escucharte?Sabia_Meditadora_porElenaCaballero

La Mujer Sabia Atraviesa la Oscuridad

Esta señora con el caldero fue una de las que más disfruté realizar dentro de la serie Las Mujeres Sabias que hay en Ti. Simboliza a esa hechicera que sabe transformar la realidad con sólo removerla con inspiración.

Sabia_Creativa_caldero_porElenaCaballeroArenas

La Sabia que Atraviesa la Oscuridad. Técnica mixta sobre papel.

Por ello, este recién estrenado noviembre era el mes del calendario que merecía albergar a la sabia más hechicera. Según el calendario celta, en este momento de “final de la cosecha” iniciamos la mitad oscura del año en el hemisferio norte. Es el momento donde el fin ha llegado pero, paradójicamente, trae con él la promesa de un nuevo inicio.

20141003_110256

Calendarios y agendas 2015 Las Mujeres Sabias que hay en Ti

El poder de esta Anciana suele visitarnos cuando desaceleramos nuestro ritmo vital y nos atrevemos a pararnos, -algo que ocurre más a menudo durante la menstruación o ya en la menopausia-. En Las Mujeres Sabias que hay en Ti describo más a mujeres como ésta, que ya tienen una edad, porque es de las que menos se habla. Sin embargo, representan a toda mujer que conecta en algún momento con su fuerza interior y su intuición y se atreve a seguirlos.

IMG_20151027_214204

Luz para la fase oscura del año

Cuando contemplo a esta brujita, me veo a mi misma preparada para encarar los misterios de la vida. Una auténtica diosa de la madurez y el cambio, que se inspira en cada encrucijada vital.

Creo que su imagen es el sueño de muchas mujeres: abandonarse a su sabiduría interior, esa que nace de su útero o caldero interior. Sin esfuerzo, sin dudas, sin miedo.

Esta Sabia que Atraviesa la Oscuridad me recuerda que cuando no sepa qué dirección tomar, debo hacer un alto en el camino y consultar mi  voz interior. Todas sabemos que la seguridad de nuestro universo puede desmoronarse en cualquier momento: por una relación que se acaba, una enfermedad, una pérdida económica o una muerte.  A veces, nos dejamos caer en la depresión, la ansiedad, la rabia o el miedo, creyendo que no lograremos salir nunca de ese lugar.

Pero, al sentirnos capaces de regresar de la oscuridad, comprendemos que el amor y el sufrimiento forman parte de la vida. La mujer Sabia ha aprendido cómo apaciguar el miedo y el dolor, tanto propio como ajeno, en esos momentos de la verdad.

¿Y tú, qué verdad necesitas afrontar hoy?

La Mujer Sabia dice No cuando es No

Qué difícil reflejar la ira en un dibujo y que quede bonito o al menos no resulte demasiado dañino a la vista. Sobre todo cuando se trata de un calendario que cuelgas en tu pared, pues uno de mis objetivos  principales es transmitir emociones positivas. Pero debía incluir a esa mujer iracunda entre Las Mujeres Sabias que hay en Ti, para mostrar que la ira bien canalizada puede llevarnos adonde nosotras queramos.

Al final escogí un símbolo universal como la imagen de la diosa hindú Kali.

Tal y como explica Jean Shinoda, en Las Diosas de la Mujer Madura, una mujer entra en la madurez con una creciente soltura para decir ¡Ya está bien!, que le hace recuperar el poder y la confianza en sí misma. Y es que la rabia, bien canalizada, nos prepara para la acción.

De las cuatro emociones básicas: alegría, tristeza, miedo y rabia, la menos reconocida en las mujeres ha sido está última, su capacidad para la agresividad, para liberar su ira. De esta forma, se arrebata una parte básica de su ser instintivo y vital, acercándola más al rol de víctima.

Sin embargo, ahora ha llegado el momento de concederte decir un ¡Basta! desde las tripas. De no sentir culpa cuando gritas ¡No! Conectar con la ira, te permite utilizar esa inmensa energía de fuego, para cambiar lo que no te gusta. Así que báilala, grítala, suéltala. Se trata de recuperar la fuerza y capacidad para poner límites.

La ira vivida con sabiduría deja de ser destructiva para ti y los demás, por eso canalizarla sin dañar  es el reto. Para la mujer sabia se convierte en una herramienta muy útil capaz de transformar su realidad.

Clarissa Pínkola Estés escribe en Mujeres que corren con los lobos: “La Mujer Salvaje enseña a las mujeres a no ser “amables” cuando tengan que proteger sus vidas emocionales. La naturaleza salvaje sabe que el hecho de actuar con “dulzura” en tales circunstancias sólo sirve para provocar la sonrisa del depredador. Cuando la vida emocional está amenazada, el hecho de trazar en serio una línea de contención es no sólo aceptable sino también preceptivo. Cuando la mujer así lo hace, su vida ya no puede sufrir intromisiones durante mucho tiempo, pues ella se da cuenta inmediatamente de lo que ocurre y puede empujar de nuevo al depredador al lugar que le corresponde”.

 

¿A qué necesitas decir No?

 

La Mujer Sabia piensa adónde ir

Decía Virginia Wolf que toda mujer debía disponer de una habitación propia, un lugar en el que disponer de un tiempo para sí donde poder parar, pensar, escribir, relajarse o trabajar. Es septiembre un mes balcón hacia el final del año y el comienzo de la mitad más oscura en el hemisferio norte. Un momento idóneo para entrar en ese cuarto en algún momento del día y pararse a escuchar. Es la hora de resetear los calores y ensoñaciones del verano y tocar tierra.

Para mi fue un estío muy largo, alejada de la rutina, donde cumplí el sueño de hacer un tramo del camino de Santiago con mis dos hijos. Andar bajo bosques de robles y eucaliptos fue el escenario perfecto para alejarlos de las pantallas. Caminando juntos en la misma dirección recuperamos el sentido del silencio. Sin mayor afán, viví el gozo de sentirme guía de dos seres humanos en plena eclosión.

Ahora necesito volver a recomponer mi ritmo vital. Llego con ganas de definir a qué me dedicaré que pueda reportarme felicidad. Y me entra el vértigo de no saber, de querer abarcar mucho y no ser capaz de dar en el clavo.

Por eso dibujé para el calendario de septiembre a Metis, la sabia consejera, el rumbo. Ella me inspira para desconectar el wifi y el móvil, cerrar la puerta y pensar realmente qué quiero hacer con mi vida en este otoño invierno y tal vez más adelante aún.

El maestro hindú Swami Purohit propone anotar cinco metas para realizar a corto plazo y otras cinco para realizar a largo plazo. Él sugiere: “cada noche, antes de dormir, considera los pasos que hayas dado ese día para alcanzar tus metas. Al cabo de un mes, vuelve a valorar tus prioridades, haz un plan de acción, con pasos factibles y realistas, y empieza a trabajar”.

Buena suerte y buen camino.

(Ilustración: “la mujer práctica e inteligente” del mes de septiembre de mi calendario “Las Mujeres Sabias que hay en Ti”. Figura inspirada en la diosa Metis, madre de la estratega Atenea, que poseía la habilidad de comprender una situación desde el intelecto y actuar, además, con gran intuición y destreza).

 

 

La Mujer Sabia es Alegría

Dibujé a esta dulce mujer sonriente, en plena sesión de baile espontáneo para representar el mes de agosto en el calendario de «Las Mujeres Sabias que hay en Ti», pues trasluce esa alegría sin motivo que       muchas veces derrochamos durante el verano. Es la imagen de la mujer que camina ligera de equipaje, sumergida en el momento presente, sin verguenza, sin miedo, sin mochilas, en su propio jugo..

Se ha llegado a sugerir que la risa entre mujeres puede ser el lado oculto  de su sexualidad.  Es esa clase de risa que suele utilizarse para suavizar      una situación agobiante, para plantearse situaciones dolorosas o retomar  el equilibrio. Tiene la doble cualidad de ser irreverente y a la vez sagrada,    por tanto libera.

Esta sabiduría sólo saben apreciarla las mujeres porque proviene de las  numerosas experiencias orgánicas, profundamente importantes, que  compartimos durante toda la vida: desde la menstruación a la  menopausia, pasando por los embarazos.

Para poder disfrutar de esta alegría en su madurez, la mujer debe vivir con naturalidad en ese cuerpo que empieza a envejecer.  No es momento para dejar de ser una misma sólo porque se esté volviendo mayor, su mente está más lúcida que nunca y sigue siendo sexy y sensual, y ríe y baila. El buen humor y la experiencia despiertan el instinto más primitivo.

Al compartir el dolor y la risa, al contarlo todo, metafóricamente nos “levantamos las faldas” y revelamos nuestras partes bajas y nuestra vulnerabilidad y a la vez la fuente de nuestra fuerza. Las historias de todas las mujeres se convierten en el espejo donde contemplarnos y ver también nuestra fortaleza.

Pero lo más curativo es ese compartir instantáneo entre las personas que celebra la vida. Este humor es contagioso y portador de esperanza y renovación. Un auténtico lifting de endorfinas.

¿Qué provocará hoy tu risa? ¿Qué te arrancará hoy a bailar?