Entradas

Elogio de la mujer hibernante

Gracias a mi hijo Dani apareció la Mujer Nieve en mi calendario Mujeres de la Naturaleza! Bocetando a Mujer Nube él me rogó que sin la Mujer Nieve no tendría sentido el trabajo. Y ahora que la descubro pasando página a diciembre, no me imagino acabar el año sin ella. Tan quieta, tan oscura y tan luminosa.

Mujer_Nieve_by_Elena_Caballero

Mujer Nieve. Técnica mixta.

En un mundo tan sobre calentado por la trepidante acción, un poco de Mujer Nieve hibernante, hace mucho. Regula, refresca. Vivan las mujeres hibernantes. Las que sueñan, las que se cuidan y vuelven a regenerarse en su cueva. Saborean su derecho a no necesitar, a no comprar, a no hacer. ¿Para qué esa algarabía? Paren, paren, paren el mundo que yo me bajo. Mujer Nieve grita: “Preservemos el Ártico, ¿qué haremos Hombres y Mujeres de la Naturaleza sin su termostato? Prestadme un invierno para descansar y un horizonte donde la esperanza pueda brotar”.

Y tú, cómo vives esto de invernar?

Danza con los elementos 

Casi todo el mundo habla ahora del tiempo. En el metro, en la calle, en las plazas de los pueblos. Que si no llueve, que si cuánto calor para esta época del año en pleno otoño.  Y una punzada me recorre el cuerpo: ya llega a nuestras puertas el deterioro del planeta en nombre del progreso y la ignorancia humana. Pero me paro y decido no dejarme avasallar por turbios pensamientos. De todas formas, ¿cómo yo podría detenerlo? Puede que mi conciencia en el vivir aquí y ahora. Y, desde ahí, trabajar. Por ello reclamo este tiempo para hilvanarme por dentro, huir de los charlatanes y construirme nueva para lo nuevo que viene.

Mujeres_de_los_Elementos_pequeña_by_Elena_CaballeroSalgamos a escuchar a la gran maestra, la naturaleza. Para el mes de noviembre de mi calendario “Mujeres de la Naturaleza” 2016 elegí construir un mandala para empezar a entender cómo funcionan los elementos, que para mí simbolizan el equilibrio. Los imaginé como cuatro bailarinas cogidas de las manos y unidas por sus úteros.

Y escribí: “La Mujer Aire piensa y dirige, aviva la pasión de la Dama del Fuego que intuye y transforma;  la Señora del Agua es sentimental y cambia a cada paso, mientras la Mujer Tierra, tan instintiva, a todas sostiene con su piel.

El espacio que las acoge es el llamado quinto elemento o éter, donde cada bailarina ocupa un punto cardinal, conectado con las cuatro caras de la naturaleza.

El Este es el símbolo de la Dama del Aire, de la primavera, la infancia, el amanecer, la pre-ovulación y la luna creciente.  Su animal místico oriental es el dragón azul. Volverse hacia el este es dirigirse hacia lo nuevo, abrirse a lo que está por llegar.

El Sur representa la Mujer Fuego, el verano, la juventud, el mediodía, la ovulación y la luna llena. El pájaro rojo es su animal. Nos orientamos al sur para pedir buenas relaciones con las demás personas y compartir la creatividad de la vida.

El Oeste es el símbolo de la Señora del Agua, del otoño, la madurez, el atardecer, la fase premenstrual y/o menopausia y la luna menguante. Su animal es el tigre blanco. Nos colocaremos hacia el poniente, hacia el sol que se va, para soltar lo que ya no necesitamos.

El Norte corresponde a la Mujer Tierra, al invierno, la vejez, la noche, la menstruación-menopausia y la luna nueva. La tortuga negra es su animal. Miraremos hacia el norte para solicitar orientación sobre el camino a seguir.

El universo entero se mueve para servirnos de inspiración en la infinita rueda de vivir, morir y renacer”.

Y al observar serena el ritmo de esta danza, mantengo mi esperanza.

¿Y tú, cómo vives el baile de los elementos?

 

La Mujer Viento te lleva

Llega septiembre y con él todas las posibilidades. Recién aterrizada en casa queda aún por destilar lo vivido en agosto, muy inmerso en la naturaleza, como yo quería. Pero hoy me pongo a la faena de organizar mi territorio. Por eso, en mi calendario y agenda Mujeres de la Naturaleza 2016 elegí la Mujer Viento para este mes de comienzo del nuevo curso para muchos. Porque el aire cuando sopla en una única dirección, tiene mucho poder. Y ahora quiero saber cómo estoy, qué me sobra y hacia dónde necesito ir. ¡Ven también, intuición!

Y dice así:

Aire

Aire

“Levanto, empujo, llevo, desbarato. Cabezas y entornos desamueblo. Soy la Dama del Aire, el primero de los elementos por mi cercanía al soplo inicial creador de la vida y, en consecuencia, a la palabra. También me relacionan con el espacio, el ámbito donde se mueve y genera toda existencia.

Ulises, en La Odisea, recibe del dios Eolo un valioso regalo, un odre en el que estaban encerrados todos los vientos menos uno, un viento favorable, el que debía empujar a su nave para poder regresar a Ítaca. Aunque Eolo le advirtió que nunca lo abriera, la tripulación curiosa, osó hacerlo y, los vientos escaparon con tal violencia, que desencadenaron una tremenda tempestad que los alejó durante años de su destino. Y es que la palabra o las ideas sin timón no llegan a buen puerto.

IMG_20160311_105135

Escribir me ayuda a definir el rumbo.

Simbolizo los pensamientos, a los que, como a mí, les gusta volar de un lugar a otro, libres entre las nubes. Mi hermana, la respiración, tiene el poder de apaciguar la mente. Observa cómo el aire entra en tu nariz y siente cómo sale. No te importe que tus pensamientos planeen de acá para allá. Déjalos venir, déjalos marchar y vuelve a tu respiración.

IMG_6687

Mucho aún que anotar y planificar…

Como Dama del Viento, utilizo la potencia del aire para llegar adonde me propongo. ¿De qué vale cualquier impulso si no sabes dónde vas?  Te invito a serenarte para determinar tu objetivo. Cuando sepas el destino, elige mi viento más favorable, sube a mi nave, iza las velas y déjate llevar”.

 

¿Y tú, en qué dirección eliges dejarte llevar?

Anota:

Tus nuevas agendas y calendarios de Las Mujeres que hay en Ti, se titulan “Cuerpo de Mujer” 2017 y salen muy pronto a la venta en toda España. Pregunta en tu librería o centro habitual.

 

Mujer Tierra, camino a la memoria

Dibujé a esta Mujer Tierra como una madre alimentando a su bebé y puse en su boca estas palabras: “Soy la sólida Dama de la Tierra, fértil y oscura.  Sostener la vida es mi gran poder femenino. Al igual que una madre, acojo a todos sin juicios. Alimento y doy a luz.  Simbolizo la materia, el elemento más físico y receptivo de los cuatro y encarno la parte instintiva del ser humano.

Mujer_Tierra_by_Elena_Caballero_Arenas

Mujer Tierra por Elena Caballero. Acrílico.

Conecta conmigo a través de los sentidos. Bailar descalza sobre mi piel rescata la memoria de quién eres, pues mis infinitas raíces invisibles, te conectan con la vida salvaje y ancestral que fluye bajo tus pies.

De mí, tierra generosa y sensual, brotan los más espléndidos frutos si me cultivas con semillas sanas, abono natural y buenos cuidados. Con este proceder, devuelvo los afanes multiplicados, para que tu cuerpo florezca a su vez.

Frente a la ignorancia de los voraces mercados que expolian y contaminan mi vientre, urge reivindicar que soy sagrada. La mujer, debe creer en su fuerza como guardiana de la vida para lograr el respeto por la diversidad, la dignidad y la salud de toda la humanidad.

Como Dama de la Abundancia, te ruego que recuperes la pasión por danzar y jugar en el barro, sea cual sea tu edad. Frente al cemento y el plástico, puedes encontrar, en mi regazo, la paz”.

¿Hace cuánto que no caminas descalza sobre la tierra?

¿Cómo te imaginas a tu Mujer Tierra?

Día de la Mujer: Vamos al Dones & Co. de Barcelona!

Estoy muy feliz de asistir por segundo año a la III Dones & Co. en Barcelona para celebrar el “feminismo de la alegría” el próximo sábado 6 de marzo.  En su tercer año de vida se ha convertido en una plataforma para que todas las mujeres puedan exponer las cosas interesantes que hacen: charlas, talleres, danzas, conciertos, teatro, poesía, desfile alternativo, artesanía, gastronomía, yoga y mucho más.

cartel dones & co

Cartel de la Feria 2016

Pienso que esta idea debería exportarse a cada ciudad! Y yo no quiero faltar porque además te lo pasas en grande. Para animaros a asistir y a organizar este tipo de encuentros quiero rescatar algunas de las reflexiones que me surgieron cuando fui allí a dar a conocer mis agendas y calendarios hace un par de años.

Claves del encuentro o porqué merece la pena conducir desde Almería a Barcelona por estar allí un día:

Es Útil: Este tipo de eventos nos pueden ayudar a difundir nuestro trabajo y, además, a realizar contactos, ahora que descubrimos, no sólo las redes sociales, sino el networking como una poderosa manera de llegar a los demás. En el intercambio surgen las nuevas ideas, y los proyectos toman forman.

1800178_621558814560235_1799356050_n

En Dones&Co. 2014 con Charo González a mi dcha.


Es Oportuna
 encontrar en estos espacios a más personas afines, que al final son las que te buscan a ti. O sea, tu público objetivo cien por cien. Es la ley de la atracción, pero hay que ponérselo fácil. No puede pasar desapercibido un foro de mujeres enfocadas, de diferentes formas, en alumbrar una nueva mujer, más segura, más enraizada. De esta forma conseguimos algo más que nuevos clientes para nuestros productos o servicios:hacemos tribu, como explica el coach Sergio Fernández.

Es cíclica: Estoy convencida de que este Mujeres y Compañía debe ser cíclico al igual que nuestra naturaleza femenina, y  como toda gran creación necesita constancia para dar fruto. 

Da Confianza: Si quieres dar a conocer tu producto o servicio acude a estos eventos o foméntalos en tu comunidad. Y algo fundamental: creer que lo que haces es bueno y necesario te dará la confianza necesaria imprescindible para vender con alegría y sentirte coherente con la vida.
Es Cooperando versus compitiendo, aquí llega la magia de lo femenino. Se acabó decir que las peores enemigas de las mujeres son las otras mujeres. Las miradas cómplices, la organización fluída, las aportaciones y feedback  saludable sobre los propios productos o los trueques, que se encuentran allí, nos hablan del tipo de sociedad que está ya por venir.

rosazaragozaydanielafabiano

Las anfitrionas Rosa Zaragoza y Daniela Fabiano

Lo más importante es ver de qué forma podemos colaborar, para juntas, ser mejores y más útiles para nosotras mismas y los demás.

IMG_20160226_120802

Mi trabajo 2016: Mujeres de la Naturaleza

Es Aprendizaje: Cómo seguir haciéndolo mejor en la próxima, qué funciona y que no, y ver que una no está sola, que ya somos muchas las que estamos remando en la misma dirección: atreverse a ser feliz con lo que queremos y sabemos hacer. ¡Allí nos vemos!

LUGAR: La Ovella Negra 

C/Zamora, 78. Barcelona.

Metro: Línea 4: Bogatell / Línea 1: Marina

HORARIO: DE 11:00 a 20:00 horas

 

 

 

 

¿Y tú? ¿Qué le pides a un evento hecho por y para mujeres?

La Mujer Montaña nos guía en Enero

Empiezo el año con la imagen de la Mujer Montaña. ¿Qué te sugiere?

Ella encabeza la lista de las doce “Mujeres de la Naturaleza” de mi último calendario. Sin una buena base, sin unas buenas raíces, ¿dónde queremos ir sin perdernos? Así es que me gusta dedicar el mes de enero a pensar y escribir mis objetivos, mis sueños, mi hoja de ruta. Voy lenta, aún no he decidido del todo qué cimas quiero visitar. De hecho, aún estoy en la base, pues el año acaba de empezar. Pero siento que tienen mucho que ver con ocupar mi lugar entre el cielo y la tierra, como esta venerable “anciana de las cumbres”.

Mi Mujer Montaña me habla así: “Cuentan las leyendas que yo, la inmensa montaña, soy pilar de la tierra y gran escalera al cielo. Mis formas macizas son dignas de admiración y, desde tiempos inmemoriales, como morada de los dioses, se me profesa reverencial respeto e incluso temor.

Mujer_Montaña_by_Elena_Caballero_jpg

Mujer Montaña. Enero. Técnica mixta. Elena Caballero Arenas

Por ello, algunos rituales muy antiguos de escalar mi  piel, de forma real o imaginada, son el reto necesario para comprenderse a uno mismo  y restablecer la conexión con la Madre Tierra”.

“Decidirse a ascender por mis diferentes alturas, simboliza los niveles de preparación necesarios para lograr alcanzar tus sueños. Mi área inferior, las estribaciones, representa la primera toma de conciencia. Mi parte media, la más empinada del camino, pondrá a prueba el conocimiento adquirido hasta ese momento”.

“Escalando hacia arriba, el aire es escaso y el aprendizaje intenso. No hay atajos posibles, hacen falta resistencia y osadía para seguir con la tarea. Al alcanzar mi cima, desde donde todo parece tan pequeño, se  obtiene como regalo el descubrir que los retos conseguidos nos hacen aún más grandes”.

“Cuando necesites explorar el camino para descubrir tu propia identidad, ven a mi encuentro. En mi cumbre, coronada por la nieve de mis canas, te brindaré desafíos que renovarán tu alma”.

¿Y tú qué cumbres de tu ser quieres ascender?