Entradas

Quiero que seas feliz

Llega diciembre con su última página del calendario, a la que suelo dedicar una intención como de resumen del proyecto del año. En este caso, de Guerreras de la Luz y de hermosos valores para poner en práctica una y otra vez, quiero terminar con el amor incondicional. Es un sentimiento que es necesario no solo en estas fechas que llegan de la Navidad que es bueno repensar, resentir qué significa para mí. Parece tan grande e inasequible. Pero tan solo con la aspiración de poder sentir ese amor, ya estamos haciendo mucho.

Esta Guerrera fuera del tiempo que toca con su mano la mano del Guerrero de la Luz, habla también de la polaridad, del masculino y femenino que todos llevamos dentro, y que cuando trabajamos por su equilibrio llega la felicidad.

El profundo deseo de que el otro sea feliz es la forma de amor más elevada. Sólo cuando lo sintáis fluir en vuestro corazón tendréis una idea de lo que es. Porque si no fluye del corazón no existe, asegura esta hermosa guerrera.

«Amor incondicional»: Técnica mixta con lápiz y acrílicos.

El amor incondicional es una cualidad que no hace distinciones. La máxima aspiración es amar a todos los seres como una madre ama a su hijo. ¿Podéis imaginarlo?

Mi corazón y mi mente no han sido creados por naturaleza para sentir esta clase de amor. También pueden manifestar rechazo, resentimiento y miedo hacia el otro. Necesito entrenarme para tener el coraje y la determinación de amar y ahí es donde aparece la Guerrera del Amor Incondicional.

Ella es quien me enseña que el cariño hacia mis seres queridos es como un semillero donde germina esta emoción. Sin embargo, suele conllevar también apego. La idea de perderlos, o no ser correspondida como espero, me genera insatisfacción.

Asimismo, si mi amor va unido a la pasión, con la que lo confundo a menudo, me debilita, porque me hace dependiente. Cuando cultivo la sensación de amor en mi propio corazón, con cada latido consigo esponjarlo más y más.

He de practicar primero con pensamientos amorosos hacia mí misma y después hacia los demás, aceptando nuestras debilidades. Porque ni yo ni nadie estamos, aún, plenamente evolucionados. Y sentir un profundo afecto a pesar de eso es quizás la más sublime muestra de amor.

 ¿Practicamos?

Quiero que seas feliz

La Guerrera de la Sabiduría abre tu mente

A estas alturas del año, en el mes más luminoso, estoy muy contenta y agradecida tras la difusión que están teniendo las Guerreras de la Luz. Trabajar con ellas es volver a los valores, al ser, para que nos de la fuerza que necesitamos en estos tiempos convulsos. Una forma de entrenar a la Guerrera de la Sabiduría es dejar espacio a la posibilidad de que las cosas no son exactamente como yo me creo que son. Esta dama luminosa me hace ver con claridad que todo es relativo, pasajero e impermanente. Empezando por mi propio cuerpo.

Guerrera de la Sabiduría. Técnica mixta: acrílico, rotuladores y lápiz.

Su luz es como una espada que corta la confusión y las falsas ilusiones. Porque la realidad que percibimos no es tan real, sino totalmente subjetiva. Cada cual lleva sus propias gafas de ver. Los mismos fenómenos existen de una forma distinta según quién los mire y el valor que les atribuya.

La guerrera de la sabiduría muestra que casi siempre adoptamos una de estas dos posturas frente a las cosas: de atracción o de aversión. Si percibo la situación como causa de placer, reacciono con deseo o apego. Si la veo como causa de sufrimiento, suelo reaccionar con odio o rechazo.

Es un continuo baile de me gusta, no me gusta. Viejos patrones y creencias heredadas me dificultan aprender otros enfoques. Al empeñarme en una visión equivocada, me enredo en la ignorancia más persistente.

Cuando tomo conciencia de que nada perdura ni es lo que parece, dejo de sufrir tanto y mi perspectiva del mundo se transforma.

Elige cómo prefieres relacionarte con lo que te rodea, desvela esta ecuánime guerrera. Tú eres quien decide odiar o apegarte a los objetos.

Entonces, cuando al escenario de mi vida llega una situación que me causa rechazo o deseo, puedo optar por mirarla directamente a la cara y decir, neutral: Ah, mi vieja amiga, estás de nuevo aquí. ¿Qué debo aprender esta vez?

 

Guerrera del Esfuerzo Entusiasta: ¡Yo quiero!

Estrenamos abril con una de las guerreras sin la cual nada verdaderamente bueno se puede alcanzar. Es curioso que haya caído en el domingo de Resurrección. ¿Será que cuando a veces parezca el fin, solo toca volver a empezar?

Guerrera del Esfuerzo Entusiasta. Técnica mixta. 

La dibujé como una mujer poderosa, dispuesta a subir a una gran montaña, pero tan segura de la verdad y el poder de su objetivo que aunque a veces se agote no pierde la sonrisa.

Porque sin la voluntad de esta dama no consigo realizar nada que valga la pena. Esforzarse es poner el brío en hacer las cosas que sé que son positivas, aunque en ocasiones no me resulten fáciles o placenteras.

Esta guerrera, la que no se rinde, me recuerda que mi gran aliado, desde el principio, es pensar: Yo puedo. Si no creo en mí, ni confío en mi objetivo, no querré hacerlo ni invertiré suficientes arrestos en ello.

Gran enemiga es la pereza. La pereza de postergar y también la pereza de afirmar yo no soy capaz, que suele ser excusa para no volcar la energía necesaria hacia donde pretendo llegar.

Cuando mi motivación es grande, por muy difíciles que se pongan las cosas, no cejaré hasta conseguir lo que me he propuesto. Y a la vez sabré detectar los necesarios momentos de descanso.

El esfuerzo entusiasta es semejante a la armadura que se pone una guerrera antes de la batalla, ya que siempre cabe el riesgo de resultar herida. Si tuviera un temor insuperable a recibir cualquier golpe, no se dignaría a luchar.

Con esta imagen en mente me pertrecho frente a los retos sin temor ante la adversidad. Imaginar lo peor, te ayuda a atravesarlo, afirma esta luchadora. Además, el dolor no resulta al final tan grande como el imaginado.

Cuando tengo un objetivo claro consigo esforzarme con entusiasmo. Por eso tengo que buscar aquello que me mueve y me aporta de verdad. Tener seguridad en mí misma e ir a por ello sin demora.

 

 Conecto con la fuente de mi energía

La Paciencia, cuestión de espacio

Poder dibujar a la Guerrera de la Paciencia fue una de las razones por las que decidí hacer el proyecto de las Guerreras de la Luz. Imaginar ese espacio interior, literal, como parte del espacio interestelar me pareció buena forma de reflejar el concepto que tanto me impactó cuando escuché hablar sobre las seis perfecciones para alcanzar la sabiduría.

La Guerrera de la Paciencia y su espacio interior. Técnica mixta. Por Elena Caballero.

 

La Paciencia es el gran bálsamo del mundo. Y con razón, con un poco de esta madre de todas las ciencias, se evita que emerja la emoción más dañina, la ira.

La misión de esta guerrera es ofrecerme el espacio interior necesario para no reaccionar con enfado ante lo que no me gusta. Pues lo que genera más violencia es empeñarse en acabar de forma instantánea con cualquier posible incomodidad o dolor.

La ira es un arma de destrucción masiva, tiene el poder de aniquilar nuestras relaciones. Aunque existen diferentes grados, una puede acostumbrarse a responder con impaciencia de forma habitual.

Por eso, la paciencia es la gran reparadora. A menudo, es sólo un espacio, una pausa, una breve coma entre lo sucedido y mi reacción. ¿Puedes concederte un respiro?, pregunta la dama serena.

Fue fascinante escuchar a un monje budista enseñarnos cómo cualquiera puede desarrollar paciencia, poniendo interés en ello y practicando. Para el cerebro imaginar y hacer es casi lo mismo, así que cuanto más lo ensayes, más efecto tendrá, aseguraba.

A veces, me visualizo ante situaciones y personas que ponen mi paciencia a prueba. Cuando siento venir mi enfado, busco suavizar mi reacción con la emoción opuesta.

Pero si a veces la tormenta se desencadena, procuro no machacarme porque voy siendo capaz de darme cuenta de mis reacciones. Y sigo en camino, buscando recordar ese espacio interior en el instante crucial. ¡Qué felicidad cuando lo consigo!

Acepto el sabio fluir de la vida

Espacio a la luz

¿Por qué iniciar este año un proyecto como el de Guerreras de la Luz? Porque me gusta empezar a practicar el sentir mi lado más amable e intentar que aumente un poco más cada día.

Creo que al menos intentarlo es lo más valioso mientras camino por este cachito de universo. Puesto que estoy convencida de que hay que hacer algún tipo de firme contrapeso a la intemperie.

La rendija de luz que asoma cuando elijo estar alegre o ser generosa o paciente, en mitad de una crisis de apatía, egoísmo o enfado, es asombrosa.

Cuando opto por crear espacio y no ahogarme bajo mi sombra, tan necesitada de reconocimiento también, me recompongo.

Cuando consigo sostener mi lado menos encantador incluso con algo de cariño, parece que se alumbra el mundo entero. Y me da un subidón…


¡Feliz nuevo año como Guerrer@s de la Luz!

¡Salid y multiplicáos!

Mi cabeza, entre cielo y tierra

Hola Diciembre, terminamos el año con la última ilustración del calendario Cuerpo de Mujer. Representa la cabeza, los pensamientos y su influencia tanto en mi cuerpo, como en el exterior. En este tiempo es buen momento de revisar pensamientos, creencias y liberarse un poco, verdad? Porque allá, arriba del todo, estás tú, cabecita mía, dirigiendo la orquesta.  Casi todo en mi cuerpo es doble menos  tú. Por eso me recuerda que soy una con todo.

Mi cabeza, entre el cielo y la tierra. Técnica mixta. Elena Caballero.

 

Mi madre siempre me ha dicho que estoy mejor con el pelo recogido. Y fue al soltármelo, cuando sentí que recuperaba todo mi poder personal. Quiero ser yo quien elige la dirección de mi nave.

Mi manera de pensar, hablar y sentir graba una huella en mis células. Un pensamiento sostenido durante un tiempo y repetido muchas veces, se convierte en creencia. Las creencias son fuerzas vibratorias que acaban formando parte de nuestra biología. Aunque la buena noticia es que los pensamientos siempre se pueden cambiar.

Según los pueblos indígenas, los cabellos simbolizan nuestros pensamientos, al igual que la hierba representa el pensamiento de la Madre Tierra. Es en la coronilla, el punto del séptimo chacra,  donde puedo despertar a mi maestra interior.

¿En qué parte del cuerpo está la mente? Se sabe que no está encerrada en ningún órgano. Los tejidos del útero o las mamas, fabrican las mismas sustancias neuroquímicas que elabora el cerebro al pensar. La mente existe en todas nuestras células.

Cuando, a causa de un pensamiento, te llegue alguna profunda emoción, tómate el tiempo de sentirla. Recoge su mensaje y, después, déjala marchar. Atreverse a parar, sentir y soltar –por ese orden- ayuda a sanar el cuerpo más de lo que podíamos imaginar.

Sólo en el aquí y ahora puedo sintonizar con el universo. Cuando estoy bien enraizada en mi cuerpo de mujer puedo afirmar con amor: “Ocupo mi lugar entre el Cielo y la Tierra”. Y, solo entonces puedo sentirme, de verdad, en casa».

¿Qué cuentan tus pensamientos de ti?

Amo mis caras

Llegamos al penúltimo mes del año y es el turno de hablar del rostro. Lo hago a mi manera, un poco física un poco espiritualmente, como es habitual en el proyecto Cuerpo de Mujer 2017.  El objetivo, como siempre, es elegir mirarnos con cariño, unos a otros. Y a nosotras mismas en primer lugar.

La cara es la parte más expresiva de mi cuerpo, mi carta de presentación. Además de la sensible piel que me conecta con todo, en ella se encuentran también las ventanas maravillosas por las que el universo se me muestra: mis ojos, orejas, nariz y boca. Por eso, necesito ver más allá y explorar la sabiduría innata que refleja cada pliegue de mi rostro.

Técnica mixta. El rostro.

Hoy quiero volver a ver, oir, oler, tocar y saborear como lo hacía la niña extasiada que fui. Mirar atardeceres honra el sentido de mi vista. Escuchar el latido del mar, serena mi oído sobre la arena. Oler una pastilla de jabón o la tierra mojada, resucita momentos de mi infancia. Acariciar la suave piel de un cachorro, alegra mi corazón. Degustar una fresca manzana o los labios del ser amado, hacen que merezca la pena vivir.

Sin embargo, el sentido que despierta el verdadero atractivo de nuestra naturaleza es la intuición. Situado encima del entrecejo, en el sexto chacra, se encuentra el llamado tercer ojo. Mirar a través de él, nos ayuda a equilibrar la mente racional y la intuitiva, los dos hemisferios de nuestro cerebro. Cuando eso ocurre, aparece nuestra olvidada sabia interior.

Si todos nuestros sentidos están afinados, nuestra relación con el mundo dejará de estar distorsionada. De este modo podré cambiar la percepción que tengo de mí misma. Y aceptarme tal y como soy. Con mis luces y mis sombras. Así, podré comprobar en mi propia piel lo que afirmaba la célebre diseñadora francesa, Coco Chanel: No hay crema de belleza más eficaz que una mujer que se siente a gusto consigo misma.

 

¿De qué forma sientes tu belleza?

El son de mi propia voz

Ya llegamos a octubre. Toca el cuello en mi calendario y agenda Cuerpo de Mujer. Qué difícil fue hacer un cuello, un cuello tan largo…Ese lugar mágico de expresión y hay tanto por decir y cantar… Pero hagámoslo con respeto por favor.

Mi cuello es el delicado tallo que conecta mi cuerpo con mi cabeza y mis sentidos. No importa si es largo o corto, terso o arrugado, porque a través de él lanzo al mundo mis palabras y el canto que yo soy. En mi garganta, rueda la energía del quinto chacra, relacionado con mi capacidad de comunicar y expresarme. Como nexo vital entre el fluir de mi corazón y mi mente, a menudo, en el cuello, quedan estancados los conflictos anímicos.

Mi voz. Técnica mixta.

Cuando nos damos permiso para expresar, a través del habla, nuestras sensaciones, ideas o sentimientos, nos liberamos. Así, no guardamos en el cuerpo las palabras no dichas, como residuos que pueden bloquearnos. Por eso, des-ahogarnos nos sienta tan bien. Además, al pronunciar lo que llevo dentro, brindo  a los demás un espacio liberador donde poder expresarse a su vez.

Resulta curioso que el primer paso para comunicarse bien sea saber escuchar. Y, antes que nada, a mí misma. Escuchar lo que llevo dentro y necesito transmitir al mundo. Sólo así puedo manifestar el ser que soy y llegar a la coherencia entre lo que pienso, siento y digo. Revelar mi verdad, implica a veces, tomar decisiones que asustan. Pero qué sanador serme fiel y poder afirmar con un buen escote: ¡Expreso lo que hay en mi corazón!

Ayuda mucho a la autoexpresión escribir en un cuaderno lo que te ocurre y cómo te sientes. Practícalo cada mañana temprano como un ejercicio diario que, más que a la congruencia y a la corrección, tienda a plasmar tus vivencias y a dejar fluir tu corazón.

Tumbarte en la hierba, contemplar el mar, cantar, meditar, hacer rituales o escuchar el silencio, son acciones que pueden inspirarte a sacar de tu delicado tallo todo aquello que está destinado a florecer en ti y que se merece salir a la luz.

¿Cómo expresas lo que eres?

 

Mi portal sagrado

Como portal esencial a la vida, la vagina y toda la parte externa de entrada, la vulva o yoni, deben ser celebradas. Desde la Prehistoria, los triángulos púbicos se dibujaban en las cavernas, como símbolo de un espacio sagrado. Yo he querido dibujarla para mi calendario Cuerpo de Mujer inspirándome en la obra de la artista americana Judy Chicago.

Así como el agua mana por las hendiduras de la roca, el brote de la semilla se abre paso por la tierra. Del mismo modo, emergen por esta misteriosa abertura con forma de flor, la sangre menstrual, el líquido amniótico al romper aguas y las criaturas al nacer.

Querida vulva: ¿Cuándo perdiste tu venerable sentido? ¿Cómo pude aprisionarte y esconderte con ropa interior sintética y pantalones apretados? ¿Quién osó considerarte zona impura?

Portal sagrado, vulva (inspirada en Judy Chicago) Técnica mixta

Hoy es el momento de acercarme a ti y reconocer la maravilla que eres. Por eso, cuando puedo, me pongo faldas de vuelo y te dejo tomar el aire. Sin duda, nuestra cueva sagrada es un valioso tesoro que hay que cuidar.

Entre los labios de la vulva habita el clítoris. El único órgano humano cuya exclusiva función es la de generar placer. Con sus ocho mil terminaciones nerviosas, es la parte más erógena del cuerpo femenino. Sin embargo, la experiencia sexual no se limita a este lugar, como tampoco el goce masculino se localiza solo solo en el pene.

Sabemos que para vivir nuestra sexualidad, no es imprescindible el contacto con una pareja. Es muy saludable permitirse momentos de intimidad personal, para escuchar la sabiduría y los mensajes del propio cuerpo. Cuando una mujer se conecta con su extraordinaria energía sexual y creativa, reconquista todo su poder personal.

 

¿Cómo puedes honrar tu cueva sagrada?

Regalos que me pide el cuerpo

Quiero agradecerte tu fidelidad a lo largo de estos años, no sabes cómo me sirven vuestras palabras de aliento cuando a veces se pierde el norte, por muy encarrilada que una parezca en sus sueños. Siempre hay altos y bajos. Pero luego, gracias a la vida, vuelve la atención y centrarse en el afán que a una le ha traído hasta aquí.

Por eso, después de muchos meses de silencio, poder presentarte Cuerpo de Mujer 2017, mi quinto calendario y agenda de Las Mujeres que hay en Ti es un gran sueño hecho realidad.

PIES

Mis raíces. Acrílico. 2016 Cuerpo de Mujer. Elena Caballero

Siempre hablo de sueños porque para mí no son ese algo inconsistente que se queda flotando en la mente. Son ese fuego dentro, esa claridad de propósito interior que te hace vibrar y que nunca gasté y que por primera vez en mi vida está saliendo a la luz. Y quiero aprovecharla. Y compartirla con vosotras. Hablando y dibujando sobre temas que me llegan a la piel: nuestros cambios, ciclos, secretos, bellezas y enormes fuerzas interiores.

Este año, en uno de mis trabajos más desafiantes, recorro las partes de nuestro cuerpo femenino con la intención de conocerlo mejor, explorarlo, olerlo, tocarlo e incorporarlo a mi vida de prisas y falsas creencias. Quiero pasear despacio por cada una de nuestras formas, enfrentándome a la tarea de dibujar sin saber anatomía ni dibujo, peleándome con el papel en blanco con la sensación de haber olvidado plasmar mi sentir en colores.

Ha sido arduo, pero cuando este trabajo ha salido a la luz, y percibo que os llega a cada una de alguna forma, doy volteretas imaginarias y siento una alineación perfecta con el universo. Feliz de esta sincronía.

Cuerpo de Mujer nace para recuperar nuestro principal aliado. Pues sólo bajando a nuestra raíz, “a nuestros jugos” como dice Carmen García Enguita, podemos realmente alcanzar el cielo. En el cuerpo todo nos sucede. Y una emoción sana traerá un cuerpo sano, como dice también la doctora Christiane Northrup, en quien se inspira gran parte de este trabajo. Y un cuerpo sano traerá una emoción sana. Y somos las dos cosas.  Por eso hablo también de los chacras que corresponden a cada parte del cuerpo…

CUERPO_reducido

Mi precioso cuerpo. Acrílico. 2016. Cuerpo de Mujer. Elena Caballero

Es sólo una pincelada, ya sabéis, un calendario no da para mucho más, pero que valga para que cada una tome conciencia de que su cuerpo es maravilloso sea como sea y de qué forma sacarle más partido y ofrecer atención, tiempo y cariño, a las partes más olvidadas.

Y, por último, algo muy importante: Como sabes, el año pasado tuve la fortuna de comenzar a colaborar con la distribuidora Alfaomega quien me colocó en muchas tiendas y librerías de España y algunas de Latinoamérica. Fue genial para comenzar a estar al alcance de más personas, pero para mí no resultó muy rentable económicamente. Por eso este año les he pedido que me faciliten más ejemplares para que los pueda vender yo misma, a cambio de sacrificar mi 10% por ejemplar vendido en tienda. Total, que con lo único que ganaré con este trabajo será con vuestras compras personales y directas.

Por eso te pido que lo tengas en cuenta si este año quieres hacer un regalo especial o tener tu agenda o calendario Cuerpo de Mujer 2017.calendario_mujeres_2017

Anímate a pedírmelo a mi directamente o bien en www.lasmujeresquehayenti.com.

Tendrás un bello marcapáginas y/o postal de regalo con alguna ilustración del cuerpo.

Deseando seguir compartiendo contigo los días, los ciclos, los caminos y las estaciones.

Mucho Amor, de la cabeza a los pies. Y enorme gratitud!

eLeNa