Entradas

La Alegría aligera la vida

Abrimos la sonrisa de par en par para acoger al mes de agosto, por eso incluí esta preciosa guerrera producto de mi imaginación, en la colección de las Guerreras de la Luz que más ayudan a revolucionar el mundo. Esta guerrera posee la energía más contagiosa que existe. La alegría es como tragarse una estrella, un sol que te incendia por dentro y lo ilumina todo. Sentirse como ese sol no sólo cuando las circunstancias me inviten a brillar, sino siempre, ya que en mi interior hay gozo y paz.

El simple hecho de estar viva es una fuente de alegría. Si el fantasma de un mal pensamiento se instala en mi mente, la alegría se escapa de mi niña interior, y sólo regresa cuando este se ha ido.

Olvidada de la emoción de vivir, camino anestesiada, cual zombi. Es como si me arrancaran de mi sustrato. O, quizás, ¿fui yo misma que me perdí? Andamos sin fuerza porque no sentimos la alegría auténtica, sin adicciones, la que trajimos al nacer.

La Guerrera de la Alegría en el calendario Guerreras de la Luz

Esta hada juguetona me rescata para poder huir de la mente tóxica y me impulsa a alegrarme de verdad por el éxito o las habilidades ajenas, como una manera genial de lidiar con la depresión o la tristeza y acabar con la envidia y la hipocresía.

Abre tu corazón, sonríe y mantén buenos pensamientos sobre ti misma y los demás, canta la Dama de la Alegría. Así amanecerá de nuevo tu luz interior, a la que hay que proteger y ejercitar, pues obra milagros.

La alegría tiene que ver con aligerar la vida, con conectarse al presente. No puedo estar contenta cuando estoy amarrada al pasado. Esta guerrera me obliga a quemar o destruir lo anquilosado para renacer al ahora, donde si lo permito solo puedo resplandecer. Porque hacen falta muchos faros en el mundo.

Vive en tu alegría!! Felices vacaciones…y/o Feliz Vida!

 

 

Espacio a la luz

¿Por qué iniciar este año un proyecto como el de Guerreras de la Luz? Porque me gusta empezar a practicar el sentir mi lado más amable e intentar que aumente un poco más cada día.

Creo que al menos intentarlo es lo más valioso mientras camino por este cachito de universo. Puesto que estoy convencida de que hay que hacer algún tipo de firme contrapeso a la intemperie.

La rendija de luz que asoma cuando elijo estar alegre o ser generosa o paciente, en mitad de una crisis de apatía, egoísmo o enfado, es asombrosa.

Cuando opto por crear espacio y no ahogarme bajo mi sombra, tan necesitada de reconocimiento también, me recompongo.

Cuando consigo sostener mi lado menos encantador incluso con algo de cariño, parece que se alumbra el mundo entero. Y me da un subidón…


¡Feliz nuevo año como Guerrer@s de la Luz!

¡Salid y multiplicáos!

La Mujer Sabia es Alegría

Dibujé a esta dulce mujer sonriente, en plena sesión de baile espontáneo para representar el mes de agosto en el calendario de «Las Mujeres Sabias que hay en Ti», pues trasluce esa alegría sin motivo que       muchas veces derrochamos durante el verano. Es la imagen de la mujer que camina ligera de equipaje, sumergida en el momento presente, sin verguenza, sin miedo, sin mochilas, en su propio jugo..

Se ha llegado a sugerir que la risa entre mujeres puede ser el lado oculto  de su sexualidad.  Es esa clase de risa que suele utilizarse para suavizar      una situación agobiante, para plantearse situaciones dolorosas o retomar  el equilibrio. Tiene la doble cualidad de ser irreverente y a la vez sagrada,    por tanto libera.

Esta sabiduría sólo saben apreciarla las mujeres porque proviene de las  numerosas experiencias orgánicas, profundamente importantes, que  compartimos durante toda la vida: desde la menstruación a la  menopausia, pasando por los embarazos.

Para poder disfrutar de esta alegría en su madurez, la mujer debe vivir con naturalidad en ese cuerpo que empieza a envejecer.  No es momento para dejar de ser una misma sólo porque se esté volviendo mayor, su mente está más lúcida que nunca y sigue siendo sexy y sensual, y ríe y baila. El buen humor y la experiencia despiertan el instinto más primitivo.

Al compartir el dolor y la risa, al contarlo todo, metafóricamente nos “levantamos las faldas” y revelamos nuestras partes bajas y nuestra vulnerabilidad y a la vez la fuente de nuestra fuerza. Las historias de todas las mujeres se convierten en el espejo donde contemplarnos y ver también nuestra fortaleza.

Pero lo más curativo es ese compartir instantáneo entre las personas que celebra la vida. Este humor es contagioso y portador de esperanza y renovación. Un auténtico lifting de endorfinas.

¿Qué provocará hoy tu risa? ¿Qué te arrancará hoy a bailar?