Aligerarse o morir

Mi tío me contó una vez: “A los 50 rompí el cascarón”. Y cuando yo los cumplí, también lo supe. Por fin, comprendí de qué iba esta cosa del vivir. Con 49 años, al mirarme en el espejo llega la conciencia y con ella la realidad: soy frágil y vulnerable. Esto me hace más compasiva.

A pesar de los cambios externos, de la mayor flacidez y cansancio, me siento mejor que nunca. Y, aunque algunas cosas no me gusten, me veo capaz de aceptar todo lo que me ocurre.

Las visitas de Señorita Incomodidad, Doña Ansiedad, Míster Insomnio o Madame Depresión, son pasajeras. Hasta los posibles sofocos de lo que ahora llamo “Plenipausia”, pasarán. Como todo. Cada vez que consigo atravesar estos cambios físicos y anímicos tan profundos sin alarmarme en exceso, resucito.

He tirado todo lo que me sobra y dejado atrás muchas pautas y costumbres que me ataban y entorpecían mi vida. Con estas metamorfosis, despierto a mi maestra interna. Llega el don de aconsejar con amor y humildad para instruir en la disciplina interior, en el camino a casa.  

Si te sintieras sobrepasada en esta etapa, piensa en tus tareas, tus creencias y tus relaciones humanas del momento actual como en las ramas de un árbol. Observa cuáles hay que cortar para que puedan germinar nuevos brotes. Y haz un bonito dibujo con el árbol que quieres ser ahora.

¿Si no fuera por el dolor cómo sabría yo despertar?

Mujer en el octavo septenio, con el lobo, símbolo de la maestría. Técnica mixta.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.