Amo mis caras

Llegamos al penúltimo mes del año y es el turno de hablar del rostro. Lo hago a mi manera, un poco física un poco espiritualmente, como es habitual en el proyecto Cuerpo de Mujer 2017.  El objetivo, como siempre, es elegir mirarnos con cariño, unos a otros. Y a nosotras mismas en primer lugar.

La cara es la parte más expresiva de mi cuerpo, mi carta de presentación. Además de la sensible piel que me conecta con todo, en ella se encuentran también las ventanas maravillosas por las que el universo se me muestra: mis ojos, orejas, nariz y boca. Por eso, necesito ver más allá y explorar la sabiduría innata que refleja cada pliegue de mi rostro.

Técnica mixta. El rostro.

Hoy quiero volver a ver, oir, oler, tocar y saborear como lo hacía la niña extasiada que fui. Mirar atardeceres honra el sentido de mi vista. Escuchar el latido del mar, serena mi oído sobre la arena. Oler una pastilla de jabón o la tierra mojada, resucita momentos de mi infancia. Acariciar la suave piel de un cachorro, alegra mi corazón. Degustar una fresca manzana o los labios del ser amado, hacen que merezca la pena vivir.

Sin embargo, el sentido que despierta el verdadero atractivo de nuestra naturaleza es la intuición. Situado encima del entrecejo, en el sexto chacra, se encuentra el llamado tercer ojo. Mirar a través de él, nos ayuda a equilibrar la mente racional y la intuitiva, los dos hemisferios de nuestro cerebro. Cuando eso ocurre, aparece nuestra olvidada sabia interior.

Si todos nuestros sentidos están afinados, nuestra relación con el mundo dejará de estar distorsionada. De este modo podré cambiar la percepción que tengo de mí misma. Y aceptarme tal y como soy. Con mis luces y mis sombras. Así, podré comprobar en mi propia piel lo que afirmaba la célebre diseñadora francesa, Coco Chanel: No hay crema de belleza más eficaz que una mujer que se siente a gusto consigo misma.

 

¿De qué forma sientes tu belleza?

La tripa, el espacio de mi guerrera

Andamos con el calor del verano ya en el hemisferio norte en este mes de julio. A la hora de idear el proyecto Cuerpo de Mujer, la tripa se me presentó como ese lugar un poco conflictivo con el que pocas personas están contentas. Se me ocurrió que sería bueno recordar que es en esa zona de nuestra anatomía, donde podemos encontrar el estado de nuestra fuerza interior.

¿Qué le pasa a mi tripa? ¿Por qué no es tan tersa como la de las mujeres de los anuncios?

Quizá sea por su extraordinario tejido, capaz de dilatarse hasta envolver toda la vida que es capaz de engendrar una mujer. Es ahí donde pueden ir también algunos de los kilitos de más, cuando tenemos dificultad en dar con el equilibrio entre lo que comemos y lo que quemamos. Por ese motivo, muchas veces, se desata nuestra relación amor-odio con esta zona.

La tripa, el espacio de mi guerrera. Técnica mixta.

La insistencia de la publicidad y de las imágenes en esculpir la anatomía femenina, es muy parecida a la locura de esquilmar bosques y capas de la tierra, hasta dejarla en los huesos. Y somos nosotras las únicas que podemos evitar que se haga lo mismo con nuestros cuerpos.

Todas tenemos que reeducar la mirada para ver la belleza intrínseca de la mujer cuya imagen no esté manipulada ni mejorada por un frío programa de ordenador. Cuando despiertes, verás este tipo de hermosura por  todas partes y en todas las mujeres, empezando por ti.

En la zona abdominal se localiza el tercer chacra o punto de energía vital, símbolo central de la capacidad de acción, el coraje y la voluntad. Lo que pasa por nuestro estómago influye en el ánimo y en nuestros pensamientos. Por ello, más allá de las dietas milagrosas, al comer, guíate por tu propia sabiduría y sentido común para velar por este, tu otro cerebro.

Una afirmación como El poder reside en mí puede fortalecer esta zona y darnos autosuficiencia para reconocernos y aceptarnos, sin importar si respondemos o no a los cánones establecidos.

No olvidemos que una forma de querernos más y aceptarnos es cambiar nuestra mirada hacia nosotras mismas, con menos exigencias y más disfrute. ¡Pesa tanto el no quererse! Arriba esas camisetas y a recibir en el ombligo el temprano sol de la mañana, eso es medicina.

¿Y tú, miras a tu tripa con el cariño que se merece?

 

¡Hola pies!

Empezar por los pies este calendario, era obligatorio. Tenerlos encerrados dentro de los calcetines, simbolizaba lo que he estado sintiendo con mi cuerpo todos estos años… Por eso este dibujo es para mí un gran símbolo de lo que significa descalzarse: tomar tierra, reconciliarme, regalarme sensaciones y arriesgarme a sentir.

Los pies esos grandes olvidados. Un territorio secreto del cuerpo, casi tanto como el pubis o el pecho. Van siempre ocultos en invierno, a pesar de que descalzos reciben de forma más directa los dones de la Madre Tierra.

Cuando ando con la cabeza en las nubes, mis pies me ayudan a aterrizar. Si estoy atenta, se produce el milagro, trasladándome al aquí y ahora. Al estar en la parte más inferior del cuerpo, nos dan arraigo. Para avanzar, hay que estar apoyada en buenas bases.

Leonardo da Vinci los calificó como una obra de arte y una pieza maestra de la ingeniería. ¿No os parecen eróticos los pequeños dedos, el sensible empeine y el vulnerable talón de vuestros pies? A mí, sí y, en cuanto los atiendo con una mirada o caricia, responden gustosos y agradecidos. Os invito a probar.

Gusto de hierba!

Desde la visión de los chacras, así llamados los puntos de energía que recorren nuestro cuerpo, los pies son nuestras raíces simbólicas, te conectan con tu tribu.

Cuando toco mis pies, a veces siento sanar las pisadas de mis abuelas. Rescato las huellas que fueron dejando por la senda de sus vidas. Imagino cómo lavaron sus pies en jofainas de agua fría y los secaron con toscas toallas con olor a lavanda. Masajearlos, me enlaza con esas grandes mujeres de mi sangre. Siento que me transmiten su poder y que yo las honro recordando el mío.

Para mí, reconciliarse con los pies es poner paz a nuestras raíces y una sonrisa en la cara de nuestras abuelas.

¿Y para ti, cómo es la relación con tus pies? ¿Te gusta caminar descalza? ¿Por dónde?

Hablemos de nuestro precioso cuerpo

Soy mujer, tengo un cuerpo admirable a través del cual mis células hablan de mí, de todo lo que llevo dentro.

Creo que conozco mi cuerpo pero ¿es verdad? ¿Cuándo me detengo a sentirlo? ¿Qué pienso de él? ¿Cómo lo cuido?

CUERPO_reducido_firmado

El cuerpo de una mujer es su bien más preciado, es único, extraordinario, porque en él ocurre la vida. Aceptar y amar nuestro cuerpo es una garantía de paz y de gozo. Los clichés de esta sociedad, las comparaciones o etiquetas nos despojan de nuestro poder. Mirarse a una misma con amor es el antídoto.

Ahora toca sacar de la mente las viejas creencias y los mensajes castrantes. Es el primer paso para sanar la desconexión de mi cuerpo: volver a entrar en él y explorarlo. Sin juicios. Un cuerpo se habita pensándolo, sintiéndolo, pues la energía sigue a la intención. Pongamos la intención en esa tarea y los cambios no tardarán en llegar.

Te propongo un reto: ponte delante del espejo y agradécele a tu cuerpo todo lo que ha hecho por ti. Puedes escribir esta frase en un papel y pegarlo en el espejo: “Me acepto, incondicionalmente. Ahora”.

Luego, deja de mirarte y empieza a sentirte.

¿Qué pasaría si te aceptaras por completo?

Regalos que me pide el cuerpo

Quiero agradecerte tu fidelidad a lo largo de estos años, no sabes cómo me sirven vuestras palabras de aliento cuando a veces se pierde el norte, por muy encarrilada que una parezca en sus sueños. Siempre hay altos y bajos. Pero luego, gracias a la vida, vuelve la atención y centrarse en el afán que a una le ha traído hasta aquí.

Por eso, después de muchos meses de silencio, poder presentarte Cuerpo de Mujer 2017, mi quinto calendario y agenda de Las Mujeres que hay en Ti es un gran sueño hecho realidad.

PIES

Mis raíces. Acrílico. 2016 Cuerpo de Mujer. Elena Caballero

Siempre hablo de sueños porque para mí no son ese algo inconsistente que se queda flotando en la mente. Son ese fuego dentro, esa claridad de propósito interior que te hace vibrar y que nunca gasté y que por primera vez en mi vida está saliendo a la luz. Y quiero aprovecharla. Y compartirla con vosotras. Hablando y dibujando sobre temas que me llegan a la piel: nuestros cambios, ciclos, secretos, bellezas y enormes fuerzas interiores.

Este año, en uno de mis trabajos más desafiantes, recorro las partes de nuestro cuerpo femenino con la intención de conocerlo mejor, explorarlo, olerlo, tocarlo e incorporarlo a mi vida de prisas y falsas creencias. Quiero pasear despacio por cada una de nuestras formas, enfrentándome a la tarea de dibujar sin saber anatomía ni dibujo, peleándome con el papel en blanco con la sensación de haber olvidado plasmar mi sentir en colores.

Ha sido arduo, pero cuando este trabajo ha salido a la luz, y percibo que os llega a cada una de alguna forma, doy volteretas imaginarias y siento una alineación perfecta con el universo. Feliz de esta sincronía.

Cuerpo de Mujer nace para recuperar nuestro principal aliado. Pues sólo bajando a nuestra raíz, “a nuestros jugos” como dice Carmen García Enguita, podemos realmente alcanzar el cielo. En el cuerpo todo nos sucede. Y una emoción sana traerá un cuerpo sano, como dice también la doctora Christiane Northrup, en quien se inspira gran parte de este trabajo. Y un cuerpo sano traerá una emoción sana. Y somos las dos cosas.  Por eso hablo también de los chacras que corresponden a cada parte del cuerpo…

CUERPO_reducido

Mi precioso cuerpo. Acrílico. 2016. Cuerpo de Mujer. Elena Caballero

Es sólo una pincelada, ya sabéis, un calendario no da para mucho más, pero que valga para que cada una tome conciencia de que su cuerpo es maravilloso sea como sea y de qué forma sacarle más partido y ofrecer atención, tiempo y cariño, a las partes más olvidadas.

Y, por último, algo muy importante: Como sabes, el año pasado tuve la fortuna de comenzar a colaborar con la distribuidora Alfaomega quien me colocó en muchas tiendas y librerías de España y algunas de Latinoamérica. Fue genial para comenzar a estar al alcance de más personas, pero para mí no resultó muy rentable económicamente. Por eso este año les he pedido que me faciliten más ejemplares para que los pueda vender yo misma, a cambio de sacrificar mi 10% por ejemplar vendido en tienda. Total, que con lo único que ganaré con este trabajo será con vuestras compras personales y directas.

Por eso te pido que lo tengas en cuenta si este año quieres hacer un regalo especial o tener tu agenda o calendario Cuerpo de Mujer 2017.calendario_mujeres_2017

Anímate a pedírmelo a mi directamente o bien en www.lasmujeresquehayenti.com.

Tendrás un bello marcapáginas y/o postal de regalo con alguna ilustración del cuerpo.

Deseando seguir compartiendo contigo los días, los ciclos, los caminos y las estaciones.

Mucho Amor, de la cabeza a los pies. Y enorme gratitud!

eLeNa

Danza con los elementos 

Casi todo el mundo habla ahora del tiempo. En el metro, en la calle, en las plazas de los pueblos. Que si no llueve, que si cuánto calor para esta época del año en pleno otoño.  Y una punzada me recorre el cuerpo: ya llega a nuestras puertas el deterioro del planeta en nombre del progreso y la ignorancia humana. Pero me paro y decido no dejarme avasallar por turbios pensamientos. De todas formas, ¿cómo yo podría detenerlo? Puede que mi conciencia en el vivir aquí y ahora. Y, desde ahí, trabajar. Por ello reclamo este tiempo para hilvanarme por dentro, huir de los charlatanes y construirme nueva para lo nuevo que viene.

Mujeres_de_los_Elementos_pequeña_by_Elena_CaballeroSalgamos a escuchar a la gran maestra, la naturaleza. Para el mes de noviembre de mi calendario “Mujeres de la Naturaleza” 2016 elegí construir un mandala para empezar a entender cómo funcionan los elementos, que para mí simbolizan el equilibrio. Los imaginé como cuatro bailarinas cogidas de las manos y unidas por sus úteros.

Y escribí: “La Mujer Aire piensa y dirige, aviva la pasión de la Dama del Fuego que intuye y transforma;  la Señora del Agua es sentimental y cambia a cada paso, mientras la Mujer Tierra, tan instintiva, a todas sostiene con su piel.

El espacio que las acoge es el llamado quinto elemento o éter, donde cada bailarina ocupa un punto cardinal, conectado con las cuatro caras de la naturaleza.

El Este es el símbolo de la Dama del Aire, de la primavera, la infancia, el amanecer, la pre-ovulación y la luna creciente.  Su animal místico oriental es el dragón azul. Volverse hacia el este es dirigirse hacia lo nuevo, abrirse a lo que está por llegar.

El Sur representa la Mujer Fuego, el verano, la juventud, el mediodía, la ovulación y la luna llena. El pájaro rojo es su animal. Nos orientamos al sur para pedir buenas relaciones con las demás personas y compartir la creatividad de la vida.

El Oeste es el símbolo de la Señora del Agua, del otoño, la madurez, el atardecer, la fase premenstrual y/o menopausia y la luna menguante. Su animal es el tigre blanco. Nos colocaremos hacia el poniente, hacia el sol que se va, para soltar lo que ya no necesitamos.

El Norte corresponde a la Mujer Tierra, al invierno, la vejez, la noche, la menstruación-menopausia y la luna nueva. La tortuga negra es su animal. Miraremos hacia el norte para solicitar orientación sobre el camino a seguir.

El universo entero se mueve para servirnos de inspiración en la infinita rueda de vivir, morir y renacer”.

Y al observar serena el ritmo de esta danza, mantengo mi esperanza.

¿Y tú, cómo vives el baile de los elementos?

 

El clan de las Mujeres Árbol

Este verano haciendo el camino de Santiago, me detuve muchas veces a conversar y respirar junto a diferentes árboles, una encina, un roble, un castaño y un pino. Y sí, doctor, no estoy loca, pero siento que los árboles si los escuchas, hablan. Aún guardo en la memoria esta sensación de estar con ellos tan íntima y tan auténtica, que consistió sólo en estar presente para ellos. Esto es algo que hasta ahora nunca había hecho dedicándole tanto a la tarea, pero es lo que tiene el camino: tienes tiempo para realizar estas cosas que normalmente no haces en tu vida cotidiana.

Me gusta sentir que desde que  hice el calendario Mujeres de la Naturaleza se ha estrechado mi relación con ella.

Quiero compartir lo que escribí para ilustrar el mes de octubre que acabamos de empezar. La Mujer Árbol hablando en primera persona. Enraizada feliz y hermosa en la tierra, haciendo valer sus derechos ante la ignorancia humana que no la respeta. Pero eso, estoy segura, lo estamos empezando a cambiar, ¿verdad?

Mujer_Arbol_by_Elena_Caballero

Y dice así: “Soy la Mujer Árbol, el centro del universo, el más fascinante eje entre los mundos, desde el principio de los tiempos.  Mis raíces buscan el corazón de la tierra y mis ramas aspiran a alcanzar el cielo. Por mis venas fluye la frondosa e inagotable savia de la creación, que nace, crece, muere y se regenera.

He sido testigo de los amores, sueños y esperanzas de miles de seres reunidos bajo mi copa siglo tras siglo. La entereza de mi tronco indica que yo Mujer Árbol, tan venerable, hago posible la continuidad de la existencia, tanto, que respirar a mi vera, te reconcilia con tu inmortal herencia.

Mi sorprendente engranaje interior me permite sostenerme, dar cobijo y relacionarme con todo el ecosistema. Al igual que cualquier mujer, cuanto más profundas y sanas sean mis raíces, mayor será mi fuerza, más bello mi porte y más exquisito mi fruto.

Somos tesoros y, como tales, se nos trata con el debido amor y cuidado, aunque aún existan sitios donde no nos respetan. Por tanto, es vital proteger y valorar a las mujeres y a las selvas. Las culturas prósperas y abundantes son pacíficas, no talan árboles y velan por el bien de sus semejantes.

Existen personas árbol con tal devoción por nuestras especies que han logrado, abrazándose a nosotras, los árboles, evitar la tala de bosques enteros. Son heroínas de Kenia, el Himalaya o Amazonas. Abrázame, como hacen ellas”.

¿Qué árbol te pararás  a escuchar hoy?

 

La Mujer Viento te lleva

Llega septiembre y con él todas las posibilidades. Recién aterrizada en casa queda aún por destilar lo vivido en agosto, muy inmerso en la naturaleza, como yo quería. Pero hoy me pongo a la faena de organizar mi territorio. Por eso, en mi calendario y agenda Mujeres de la Naturaleza 2016 elegí la Mujer Viento para este mes de comienzo del nuevo curso para muchos. Porque el aire cuando sopla en una única dirección, tiene mucho poder. Y ahora quiero saber cómo estoy, qué me sobra y hacia dónde necesito ir. ¡Ven también, intuición!

Y dice así:

Aire

Aire

“Levanto, empujo, llevo, desbarato. Cabezas y entornos desamueblo. Soy la Dama del Aire, el primero de los elementos por mi cercanía al soplo inicial creador de la vida y, en consecuencia, a la palabra. También me relacionan con el espacio, el ámbito donde se mueve y genera toda existencia.

Ulises, en La Odisea, recibe del dios Eolo un valioso regalo, un odre en el que estaban encerrados todos los vientos menos uno, un viento favorable, el que debía empujar a su nave para poder regresar a Ítaca. Aunque Eolo le advirtió que nunca lo abriera, la tripulación curiosa, osó hacerlo y, los vientos escaparon con tal violencia, que desencadenaron una tremenda tempestad que los alejó durante años de su destino. Y es que la palabra o las ideas sin timón no llegan a buen puerto.

IMG_20160311_105135

Escribir me ayuda a definir el rumbo.

Simbolizo los pensamientos, a los que, como a mí, les gusta volar de un lugar a otro, libres entre las nubes. Mi hermana, la respiración, tiene el poder de apaciguar la mente. Observa cómo el aire entra en tu nariz y siente cómo sale. No te importe que tus pensamientos planeen de acá para allá. Déjalos venir, déjalos marchar y vuelve a tu respiración.

IMG_6687

Mucho aún que anotar y planificar…

Como Dama del Viento, utilizo la potencia del aire para llegar adonde me propongo. ¿De qué vale cualquier impulso si no sabes dónde vas?  Te invito a serenarte para determinar tu objetivo. Cuando sepas el destino, elige mi viento más favorable, sube a mi nave, iza las velas y déjate llevar”.

 

¿Y tú, en qué dirección eliges dejarte llevar?

Anota:

Tus nuevas agendas y calendarios de Las Mujeres que hay en Ti, se titulan “Cuerpo de Mujer” 2017 y salen muy pronto a la venta en toda España. Pregunta en tu librería o centro habitual.

 

Mujer Tierra, camino a la memoria

Dibujé a esta Mujer Tierra como una madre alimentando a su bebé y puse en su boca estas palabras: “Soy la sólida Dama de la Tierra, fértil y oscura.  Sostener la vida es mi gran poder femenino. Al igual que una madre, acojo a todos sin juicios. Alimento y doy a luz.  Simbolizo la materia, el elemento más físico y receptivo de los cuatro y encarno la parte instintiva del ser humano.

Mujer_Tierra_by_Elena_Caballero_Arenas

Mujer Tierra por Elena Caballero. Acrílico.

Conecta conmigo a través de los sentidos. Bailar descalza sobre mi piel rescata la memoria de quién eres, pues mis infinitas raíces invisibles, te conectan con la vida salvaje y ancestral que fluye bajo tus pies.

De mí, tierra generosa y sensual, brotan los más espléndidos frutos si me cultivas con semillas sanas, abono natural y buenos cuidados. Con este proceder, devuelvo los afanes multiplicados, para que tu cuerpo florezca a su vez.

Frente a la ignorancia de los voraces mercados que expolian y contaminan mi vientre, urge reivindicar que soy sagrada. La mujer, debe creer en su fuerza como guardiana de la vida para lograr el respeto por la diversidad, la dignidad y la salud de toda la humanidad.

Como Dama de la Abundancia, te ruego que recuperes la pasión por danzar y jugar en el barro, sea cual sea tu edad. Frente al cemento y el plástico, puedes encontrar, en mi regazo, la paz”.

¿Hace cuánto que no caminas descalza sobre la tierra?

¿Cómo te imaginas a tu Mujer Tierra?

Sacando a mi Mujer Flor

¡Llegó abril! Os necesito a todas vosotras mujeres valerosas, creativas, mujeres con fuerza que buscan o persiguen sus sueños y no los de otros. Hoy os necesito a todas. Para inocularme vuestra energía que es la mía también y no olvidarme de quién soy.

Mujer_Flor_by_Elena_Caballero_panda

Hoy necesito sacar a mi Mujer Flor a conquistar los campos, los jardines y las ciudades. Hoy imagino que mi aroma llega a todas las personas cuyos pueblos o corazones están en guerra. Vuelo a los lugares donde, a pesar de todo, sigue oliendo a flores cada primavera. Para todos vosotros mi aroma, mi apertura, mi abrazo, el perfume de la Humanidad en la que siempre, todavía, confío.

Esta es la carta de presentación de esta Mujer Flor que inventé para Mujeres de la Naturaleza 2016 y que hoy me corre por dentro, como abril:

“Mi labor es florecer, despojarme de toda armadura y entregar mis pétalos a la vida, alrededor del centro perfecto de mi ombligo. Cuando de primavera me visto y delicada me abro al mundo, multiplico mis frutos y flores por cientos, para dar la bienvenida a los afanosos insectos.

Por nuestra hermosura, aroma y cualidades, las flores somos el principal elemento ornamental y medicinal en ceremonias  y rituales. Sin embargo, nuestro esplendor desaparece casi en un suspiro, como símbolo absoluto de la impermanencia de todo sobre la tierra.

En el jardín, cada flor es diferente y no desea ser como las demás. La  deliciosa e intrigante margarita,  no se incomoda por la elegancia de la rosa, ni el aromático jazmín envidia a la sofisticada flor de lis. Liberadas de la torpe costumbre de comparar  y compararnos, todas brillamos. Desde la dignidad de nuestro esbelto o diminuto tallo, cada una nos entregamos a la vibrante tarea de ser, simplemente, lo que somos.

Las Mujeres Flor no escondemos nuestra particular belleza, la mostramos, sensuales y generosas, para el éxtasis de los sentidos. Somos aún más hermosas cuando, rendidas por completo a la vida, irradiamos la luz de nuestra verdadera esencia”.

¿Cómo abres tus pétalos a la vida?