Mis piernas, pilares espléndidos

Con la llegada de marzo, mi mes, me entran ganas de ponerme en camino y sacar a la luz mis piernas. Pero esta vez mucho más consciente que otras veces. Me doy cuenta de lo importante que es estar feliz con ellas. Y que ellas se enteren, para regarme de salud y vitalidad. Son nuestras raíces, al fin y al cabo.

Mis piernas son los pilares firmes y esplendorosos que me sostienen. Me llevan allá adonde quiero. Ligadas  al viaje individual de la vida,  son dos columnas que me unen a los pies y simbolizan cuán enraizada estoy.

Consideradas desde siempre objetos de belleza y deseo, las piernas han cautivado a artistas como Degas o Botero. Son sexys, se entrelazan y pueden llegar a ser acrobáticas.

Mis piernas. Calendario Cuerpo de Mujer, marzo 2017.

Pero son mucho más: “Las piernas son poleas que nos ayudan a elevarnos y, a veces, sirven de anillo para rodear al amante”, según la escritora Clarissa Pínkola Estés. Y añade: “no pueden ser demasiado esto o demasiado lo otro. Son lo que son”.

Para crear mil y un movimientos, reales o imaginarios, las piernas combinan la potencia de los muslos y la versatilidad de las rodillas y los pies. El ritmo de nuestros pasos es la danza que nos permite expresarnos y graduar la intensidad de nuestro camino vital.

Mención especial se merece el mullido reino de los muslos. Envuelven el hueso más largo de nuestra fisonomía, el fémur, hasta dejarse engullir por las ingles y encaramarse por las caderas. Tan cerca de la cueva sagrada, tan sensibles, los muslos tersos de juventud, tiemblan sensuales al madurar.

Recorrer despacio el camino. Respirando por mis plantas.

Si acaricias tus piernas con amor y consciencia, te devolverán con creces tu conexión a la Madre Tierra y, todo tu cuerpo, se entregará a la dicha de estar vivo. Y eso, le hace mucha falta.

 

 

 

¿Te has parado a pensar lo que hacen tus piernas por ti?

Hablemos de nuestro precioso cuerpo

Soy mujer, tengo un cuerpo admirable a través del cual mis células hablan de mí, de todo lo que llevo dentro.

Creo que conozco mi cuerpo pero ¿es verdad? ¿Cuándo me detengo a sentirlo? ¿Qué pienso de él? ¿Cómo lo cuido?

CUERPO_reducido_firmado

El cuerpo de una mujer es su bien más preciado, es único, extraordinario, porque en él ocurre la vida. Aceptar y amar nuestro cuerpo es una garantía de paz y de gozo. Los clichés de esta sociedad, las comparaciones o etiquetas nos despojan de nuestro poder. Mirarse a una misma con amor es el antídoto.

Ahora toca sacar de la mente las viejas creencias y los mensajes castrantes. Es el primer paso para sanar la desconexión de mi cuerpo: volver a entrar en él y explorarlo. Sin juicios. Un cuerpo se habita pensándolo, sintiéndolo, pues la energía sigue a la intención. Pongamos la intención en esa tarea y los cambios no tardarán en llegar.

Te propongo un reto: ponte delante del espejo y agradécele a tu cuerpo todo lo que ha hecho por ti. Puedes escribir esta frase en un papel y pegarlo en el espejo: “Me acepto, incondicionalmente. Ahora”.

Luego, deja de mirarte y empieza a sentirte.

¿Qué pasaría si te aceptaras por completo?

Elogio de la mujer hibernante

Gracias a mi hijo Dani apareció la Mujer Nieve en mi calendario Mujeres de la Naturaleza! Bocetando a Mujer Nube él me rogó que sin la Mujer Nieve no tendría sentido el trabajo. Y ahora que la descubro pasando página a diciembre, no me imagino acabar el año sin ella. Tan quieta, tan oscura y tan luminosa.

Mujer_Nieve_by_Elena_Caballero

Mujer Nieve. Técnica mixta.

En un mundo tan sobre calentado por la trepidante acción, un poco de Mujer Nieve hibernante, hace mucho. Regula, refresca. Vivan las mujeres hibernantes. Las que sueñan, las que se cuidan y vuelven a regenerarse en su cueva. Saborean su derecho a no necesitar, a no comprar, a no hacer. ¿Para qué esa algarabía? Paren, paren, paren el mundo que yo me bajo. Mujer Nieve grita: “Preservemos el Ártico, ¿qué haremos Hombres y Mujeres de la Naturaleza sin su termostato? Prestadme un invierno para descansar y un horizonte donde la esperanza pueda brotar”.

Y tú, cómo vives esto de invernar?

Danza con los elementos 

Casi todo el mundo habla ahora del tiempo. En el metro, en la calle, en las plazas de los pueblos. Que si no llueve, que si cuánto calor para esta época del año en pleno otoño.  Y una punzada me recorre el cuerpo: ya llega a nuestras puertas el deterioro del planeta en nombre del progreso y la ignorancia humana. Pero me paro y decido no dejarme avasallar por turbios pensamientos. De todas formas, ¿cómo yo podría detenerlo? Puede que mi conciencia en el vivir aquí y ahora. Y, desde ahí, trabajar. Por ello reclamo este tiempo para hilvanarme por dentro, huir de los charlatanes y construirme nueva para lo nuevo que viene.

Mujeres_de_los_Elementos_pequeña_by_Elena_CaballeroSalgamos a escuchar a la gran maestra, la naturaleza. Para el mes de noviembre de mi calendario “Mujeres de la Naturaleza” 2016 elegí construir un mandala para empezar a entender cómo funcionan los elementos, que para mí simbolizan el equilibrio. Los imaginé como cuatro bailarinas cogidas de las manos y unidas por sus úteros.

Y escribí: “La Mujer Aire piensa y dirige, aviva la pasión de la Dama del Fuego que intuye y transforma;  la Señora del Agua es sentimental y cambia a cada paso, mientras la Mujer Tierra, tan instintiva, a todas sostiene con su piel.

El espacio que las acoge es el llamado quinto elemento o éter, donde cada bailarina ocupa un punto cardinal, conectado con las cuatro caras de la naturaleza.

El Este es el símbolo de la Dama del Aire, de la primavera, la infancia, el amanecer, la pre-ovulación y la luna creciente.  Su animal místico oriental es el dragón azul. Volverse hacia el este es dirigirse hacia lo nuevo, abrirse a lo que está por llegar.

El Sur representa la Mujer Fuego, el verano, la juventud, el mediodía, la ovulación y la luna llena. El pájaro rojo es su animal. Nos orientamos al sur para pedir buenas relaciones con las demás personas y compartir la creatividad de la vida.

El Oeste es el símbolo de la Señora del Agua, del otoño, la madurez, el atardecer, la fase premenstrual y/o menopausia y la luna menguante. Su animal es el tigre blanco. Nos colocaremos hacia el poniente, hacia el sol que se va, para soltar lo que ya no necesitamos.

El Norte corresponde a la Mujer Tierra, al invierno, la vejez, la noche, la menstruación-menopausia y la luna nueva. La tortuga negra es su animal. Miraremos hacia el norte para solicitar orientación sobre el camino a seguir.

El universo entero se mueve para servirnos de inspiración en la infinita rueda de vivir, morir y renacer”.

Y al observar serena el ritmo de esta danza, mantengo mi esperanza.

¿Y tú, cómo vives el baile de los elementos?

 

La Mujer Viento te lleva

Llega septiembre y con él todas las posibilidades. Recién aterrizada en casa queda aún por destilar lo vivido en agosto, muy inmerso en la naturaleza, como yo quería. Pero hoy me pongo a la faena de organizar mi territorio. Por eso, en mi calendario y agenda Mujeres de la Naturaleza 2016 elegí la Mujer Viento para este mes de comienzo del nuevo curso para muchos. Porque el aire cuando sopla en una única dirección, tiene mucho poder. Y ahora quiero saber cómo estoy, qué me sobra y hacia dónde necesito ir. ¡Ven también, intuición!

Y dice así:

Aire

Aire

“Levanto, empujo, llevo, desbarato. Cabezas y entornos desamueblo. Soy la Dama del Aire, el primero de los elementos por mi cercanía al soplo inicial creador de la vida y, en consecuencia, a la palabra. También me relacionan con el espacio, el ámbito donde se mueve y genera toda existencia.

Ulises, en La Odisea, recibe del dios Eolo un valioso regalo, un odre en el que estaban encerrados todos los vientos menos uno, un viento favorable, el que debía empujar a su nave para poder regresar a Ítaca. Aunque Eolo le advirtió que nunca lo abriera, la tripulación curiosa, osó hacerlo y, los vientos escaparon con tal violencia, que desencadenaron una tremenda tempestad que los alejó durante años de su destino. Y es que la palabra o las ideas sin timón no llegan a buen puerto.

IMG_20160311_105135

Escribir me ayuda a definir el rumbo.

Simbolizo los pensamientos, a los que, como a mí, les gusta volar de un lugar a otro, libres entre las nubes. Mi hermana, la respiración, tiene el poder de apaciguar la mente. Observa cómo el aire entra en tu nariz y siente cómo sale. No te importe que tus pensamientos planeen de acá para allá. Déjalos venir, déjalos marchar y vuelve a tu respiración.

IMG_6687

Mucho aún que anotar y planificar…

Como Dama del Viento, utilizo la potencia del aire para llegar adonde me propongo. ¿De qué vale cualquier impulso si no sabes dónde vas?  Te invito a serenarte para determinar tu objetivo. Cuando sepas el destino, elige mi viento más favorable, sube a mi nave, iza las velas y déjate llevar”.

 

¿Y tú, en qué dirección eliges dejarte llevar?

Anota:

Tus nuevas agendas y calendarios de Las Mujeres que hay en Ti, se titulan “Cuerpo de Mujer” 2017 y salen muy pronto a la venta en toda España. Pregunta en tu librería o centro habitual.

 

Mujer Mar renace en mí

Recién estrenado julio qué mejor que imaginarnos en nuestros escenarios naturales favoritos, no? Para pintar la Mujer Mar me inspiré en la gran ola de Kanagawa, del maravilloso artista japonés Katsushika Hokusai (1760–1849). La fuerza inmensa de ese dibujo estaba en mi mente cuando quise reflejar el significado que para mí tiene la mar como gran madre del planeta. Ojalá puedas darte muchos baños en ella, escucha, escucha lo que te dicen sus aguas…

200px-Kanagawa-oki_nami-ura_-_huge_wave_against_human

La gran ola de Kanagawa de Hokusai

“Soy el mar, la mar, la madre original, de donde todas las criaturas proceden y adonde todas vuelven.  Estoy aquí y allí, arriba y abajo, adentro y afuera… Envuelvo con mi manto todo el planeta, tiñéndolo de azul, como una impresionante esfera de agua, vista desde el espacio.

En la cultura esquimal, recibo el nombre de Sedna, reina de las profundidades y la más anciana de todos los seres. Soy la diosa con cola de pez, la ballena sagrada que da vida a los pueblos. Yo decido qué animales se pueden capturar para comer y cuáles deben ser respetados, si no, me enfurezco.

Mujer_Mar_by_Elena_Caballero

Mujer Mar por Elena Caballero

Un abrazo colosal te espera cuando caminas por la arena hacia mí. Te zambulles, y al bucear, te aíslas de inmediato del mundanal ruido. En mi fondo reina un asombroso silencio, el de la meditación profunda. La mente se aquieta cuando te atreves a observar el oleaje de tus pensamientos, sin engancharte a ninguno.

Mis inmensas aguas representan el mundo de tu inconsciente. La parte informal, femenina y voluble de las emociones.  Soy como la psique humana. La superficie representa el movimiento atropellado de los pensamientos, mientras que en mi fondo, yacen la calma, la meditación y el sueño.

Entra en mí con respeto y sin miedo. Abandónate. Yo te meceré para colmarte de tesoros y despertarte  de la cabeza a los pies”.

(Texto para el mes de julio de mi calendario Mujeres de la Naturaleza  2016).

Y yo te pregunto ¿Qué es el mar para ti?

¿A qué nueva mujer renaces tras zambullirte en el mar?

(Lánzate al mar…y dime algo…(:)

Mi Mujer Fuego pone en acción mis sueños

Esta “chica de Fuego” que creé para el calendario y agenda Mujeres de la Naturaleza tiene el aire caribeño e inspirador que tiene para mí el inminente comienzo del verano. Al menos así me han dicho en el Viejo San Juan de Puerto Rico donde he tenido la suerte de pasar unos días: “Esta es de las nuestras”, comentaban. Y así quiero invitaros a empezar este mes de junio, con la fuerza y la pasión que reina en el Caribe, y que también nos corre por dentro cuando confiamos en nosotras mismas, nos abrimos a la generosidad del universo y nos atrevemos a poner en pie nuestros sueños.

A continuación os dejo con las palabras de la Mujer Fuego:

“Desde que fue descubierto el fulgor de mis llamas, me han adorado como a una divinidad. Soy la personificación del espléndido sol sobre la tierra. Al dar calor y confort al cuerpo, siempre se me ha asociado a la vida y a la salud. Las Vírgenes del Sol del Imperio Inca, en Perú, me mantenían encendida día y noche.Mujer_Fuego_by_ElenaCaballero_2

Mi estado tiene el poder de transformar por excelencia. Simbolizo el aprendizaje y el estado de iluminación. En mí, Mujer Fuego, confluyen las dos polaridades: la creación y la destrucción, del mismo modo que el anhelo apasionado nutre y devora a la vez.

Por esa sorprendente cualidad, en muchos ritos me utilizan en antorchas, fogatas y cenizas para purificar y favorecer el bienestar de los congregados. En las hogueras de la Noche de San Juan, despliego mi ardiente melena para imponer el dominio de la luz sobre las tinieblas, el triunfo del bien sobre el mal y la supremacía de la energía positiva sobre la negativa.
También represento el sexto sentido, la intuición. Mi poder habita en lo más profundo de tu ser. Soy la energía vital que fluye por tu cuerpo, desde la parte inferior hasta la más alta.
Mis llamas acogen el secreto de la transformación, una sabiduría ancestral femenina que reside, como mi danza sin fin, en el auténtico deseo de trascender y vivir”.
Y tú ¿Cómo pones en acción tu fuego interior?

¿Eres una mujer Yin Yang?

Iniciamos Mayo con una nueva ilustración de mi calendario de Mujeres de la Naturaleza, recibiendo la llegada del calor.  El día 1 de mayo llega la festividad celta de Beltane, que simboliza el comienzo de la luz, de la siembra y el pastoreo. Es una fiesta de alegría, colores y gracias. Se celebra la Fertilidad y la sexualidad, el ciclo de la fecundación y la floración. Por eso pensé que una buena forma de ilustrarlo era introducir una pareja cómplice en plena naturaleza. Además, eso me permite hablar de la existencia de la polaridad.

Mujer_Yin_Yang_by_Elena_Caballero

Según la sabiduría oriental, los ciclos de la naturaleza se basan en la puesta en escena de dos fuerzas opuestas y complementarias: la energía femenina, yin y la energía masculina, yang.

Todo en el universo se compone de estos dos polos positivo y negativo: luz y oscuridad, cielo y tierra, pensamiento y sentidos, hombre y mujer.  El yang, masculino, es dominante, activo y se le relaciona con el día, el fuego y el aire. El yin, femenino, es dócil y receptivo, está asociado con la noche, el agua y la tierra.

¿Cuál de los dos es vencedor? Absurdo dilema, pues el equilibrio del cosmos nace de la alternancia gradual del uno transformándose en el otro.

Yo, Mujer Yin Yang atiendo por igual a mis dos aspectos, masculino y femenino. Cuando me encuentro con una pareja, no caigo prisionera de mi propio yin,  ni tampoco me hundo en la emocionalidad. Pongo mi animus, hombre interior, al servicio de mi yo femenino, para mantener  en el centro el enfoque de mi corazón.

Por su parte, el varón equilibrado no se perderá en su fogosa sexualidad, al unirse con la otra persona. Pondrá su anima, mujer interior, en una posición de mayor empatía y, utilizará la fuerza de esa pasión, para estar presente en el compartir con el otro.

Con esta conciencia, no dependo de nadie para expresar el amor que llevo dentro. Vivo en un cotidiano acto de habitar mi cuerpo y enamorarme de mi propia energía, abrazando mis contradicciones. Sólo desde mi totalidad puedo unirme a otro ser en completa armonía.

¿Eres consciente del masculino y el femenino que hay en ti?

 

Sacando a mi Mujer Flor

¡Llegó abril! Os necesito a todas vosotras mujeres valerosas, creativas, mujeres con fuerza que buscan o persiguen sus sueños y no los de otros. Hoy os necesito a todas. Para inocularme vuestra energía que es la mía también y no olvidarme de quién soy.

Mujer_Flor_by_Elena_Caballero_panda

Hoy necesito sacar a mi Mujer Flor a conquistar los campos, los jardines y las ciudades. Hoy imagino que mi aroma llega a todas las personas cuyos pueblos o corazones están en guerra. Vuelo a los lugares donde, a pesar de todo, sigue oliendo a flores cada primavera. Para todos vosotros mi aroma, mi apertura, mi abrazo, el perfume de la Humanidad en la que siempre, todavía, confío.

Esta es la carta de presentación de esta Mujer Flor que inventé para Mujeres de la Naturaleza 2016 y que hoy me corre por dentro, como abril:

“Mi labor es florecer, despojarme de toda armadura y entregar mis pétalos a la vida, alrededor del centro perfecto de mi ombligo. Cuando de primavera me visto y delicada me abro al mundo, multiplico mis frutos y flores por cientos, para dar la bienvenida a los afanosos insectos.

Por nuestra hermosura, aroma y cualidades, las flores somos el principal elemento ornamental y medicinal en ceremonias  y rituales. Sin embargo, nuestro esplendor desaparece casi en un suspiro, como símbolo absoluto de la impermanencia de todo sobre la tierra.

En el jardín, cada flor es diferente y no desea ser como las demás. La  deliciosa e intrigante margarita,  no se incomoda por la elegancia de la rosa, ni el aromático jazmín envidia a la sofisticada flor de lis. Liberadas de la torpe costumbre de comparar  y compararnos, todas brillamos. Desde la dignidad de nuestro esbelto o diminuto tallo, cada una nos entregamos a la vibrante tarea de ser, simplemente, lo que somos.

Las Mujeres Flor no escondemos nuestra particular belleza, la mostramos, sensuales y generosas, para el éxtasis de los sentidos. Somos aún más hermosas cuando, rendidas por completo a la vida, irradiamos la luz de nuestra verdadera esencia”.

¿Cómo abres tus pétalos a la vida?

Bailar con la Mujer Luna

Mi niña bonita, la luna. ¿Cómo podía faltar en mis Mujeres de la Naturaleza?

No sabía muy bien en qué elemento integrarlo, ¿pero qué más da? Es la luna, con sus ciclos, sus miradas, su luz, su aire, su emoción… su presencia permanente en mi vida.

Esta luna se asoma a la playa del Cabo de Gata, en Almería, uno de mis lugares favoritos para bailar con ella.

Mujer_Luna_by_Elena_Caballero

La noche estrellada de Van Gogh, mi Cabo de Gata y la peli de Georges Méliès inspiraron esta Mujer Luna.

Busqué un rostro que fuera capaz de transmitir todo lo que para mi significa nuestra fiel satélite y al final acabó siendo la portada del calendario Mujeres de la Naturaleza.  Qué alegría oíros que os habéis sentido atrapados por su mirada… Yo también. Se transformó en lo que yo quería. Algo amable, misterioso, bello, mágico.

¿Por qué en marzo? Porque estas noches que anuncian con su pureza azul que la primavera está por venir se merecían esta seductora luna inventada.

Felices bailes de primavera!

Y felices bailes de otoño con sabor a cumbia para el hemisferio sur!