Septiembre: ¡Confianza!

Una noche, al finalizar un concierto, el músico despedía su actuación deseándonos al público salud y confianza. Desprevenida, la luz de la Confianza avivó mi corazón como una llama. Tuve claro que debía incluirla entre las primeras de mi lista de guerreras luminosas.

La Confianza pisando fuerte y amorosa en acrílico y papel.

Descubrí que a menudo había mirado afuera, haciendo caso omiso a quién era yo en realidad. Y pensé: ¿Dónde está mi fuente de poder? De ese lugar debo alimentarme para ser auténtica. Pues si no, el mundo se convierte en un lugar donde la coreografía que bailo y la música que suena es siempre la de otros.

Ponte ya a danzar en el escenario de tu vida, ordena esta bella señora mientras nos empuja suavemente por la espalda. Confiar es reconocer tu brillo interior, el primer resorte para dar un paso, declara.

Fiarme de mí, siempre, es un ejercicio para el que hace falta la claridad de una guerrera. Me da permiso para acometer cualquier tarea que me proponga. El coraje de abandonar el control y confiar en la existencia tal y como es.

La confianza se nutre con el silencio, cuando me ofrezco cosas que me hacen sentir bien, acogida. Recordando cómo fui capaz de llegar yo sola hasta hoy. Es una labor de mimo, escucha y apertura para desperezar esa confianza, tantas veces dormida.

Primordial tarea, la de enraizarte en tu propio poder y caminar. La de saber que suceda lo que suceda, yo misma podré sostenerme y acogerme. ¡Confianza! A veces hay que nombrar las cosas para que despierten en nosotros esencias ocultas, verdades olvidadas.

Yo me repito a mí misma palabras talisman que me hacen sentir poderosa, confiada, capaz:

Soy un manantial de poder

¿Y tú lo has probado?

La Alegría aligera la vida

Abrimos la sonrisa de par en par para acoger al mes de agosto, por eso incluí esta preciosa guerrera producto de mi imaginación, en la colección de las Guerreras de la Luz que más ayudan a revolucionar el mundo. Esta guerrera posee la energía más contagiosa que existe. La alegría es como tragarse una estrella, un sol que te incendia por dentro y lo ilumina todo. Sentirse como ese sol no sólo cuando las circunstancias me inviten a brillar, sino siempre, ya que en mi interior hay gozo y paz.

El simple hecho de estar viva es una fuente de alegría. Si el fantasma de un mal pensamiento se instala en mi mente, la alegría se escapa de mi niña interior, y sólo regresa cuando este se ha ido.

Olvidada de la emoción de vivir, camino anestesiada, cual zombi. Es como si me arrancaran de mi sustrato. O, quizás, ¿fui yo misma que me perdí? Andamos sin fuerza porque no sentimos la alegría auténtica, sin adicciones, la que trajimos al nacer.

La Guerrera de la Alegría en el calendario Guerreras de la Luz

Esta hada juguetona me rescata para poder huir de la mente tóxica y me impulsa a alegrarme de verdad por el éxito o las habilidades ajenas, como una manera genial de lidiar con la depresión o la tristeza y acabar con la envidia y la hipocresía.

Abre tu corazón, sonríe y mantén buenos pensamientos sobre ti misma y los demás, canta la Dama de la Alegría. Así amanecerá de nuevo tu luz interior, a la que hay que proteger y ejercitar, pues obra milagros.

La alegría tiene que ver con aligerar la vida, con conectarse al presente. No puedo estar contenta cuando estoy amarrada al pasado. Esta guerrera me obliga a quemar o destruir lo anquilosado para renacer al ahora, donde si lo permito solo puedo resplandecer. Porque hacen falta muchos faros en el mundo.

Vive en tu alegría!! Felices vacaciones…y/o Feliz Vida!

 

 

Ven Concentración: UNA cosa por vez

Iniciamos el primero de mayo, con un buen antídoto de la dispersión, esa enfermedad de nuestro tiempo. Lo bueno es que tiene cura. Como todo. Con esta poderosa dama, soy capaz de gobernar mi mente. Orientar el pensamiento en una sola dirección le da la potencia de un rayo láser, afirma.

Guerrera de la Concentración. Técnica mixta

Cuando me desconcentro, mi mente es como un mono en un árbol. Nunca para. Y así el tiempo y la vida pasan tras mil pensamientos. No consigo muchos de mis grandes sueños por esta falta de foco y escasa fe en mí misma.

Sin embargo, todos somos capaces de concentrarnos. Sólo tengo que ver cuánto me cunde cuando logro centrarme varios minutos a la hora de leer, dibujar, estudiar o meditar. Prueba a apagar el teléfono móvil, el wifi. No es fácil. Pero marca toda la diferencia.

Dos enemigos complicados son el sopor y la agitación mental. El sopor me adormece y la agitación mental me distrae con multitud de pensamientos en mitad de la concentración.

Cosas sencillas, como la respiración, le dan ritmo a la mente.  No se puede respirar despacio y pensar rápido. Por eso, inspirar y exhalar con más calma me ayuda.

Procuro estar presente y con la mente aquí, donde está mi cuerpo. Con esta valiosa guerrera, ni lo pasado ni lo futuro existen. Concentrarnos en conseguir nuestro objetivo, sin distracciones, es la clave para lograr las cosas más increíbles.

Me enfoco aquí y ahora en UNA cosa. 

 

 

 

Guerrera del Esfuerzo Entusiasta: ¡Yo quiero!

Estrenamos abril con una de las guerreras sin la cual nada verdaderamente bueno se puede alcanzar. Es curioso que haya caído en el domingo de Resurrección. ¿Será que cuando a veces parezca el fin, solo toca volver a empezar?

Guerrera del Esfuerzo Entusiasta. Técnica mixta. 

La dibujé como una mujer poderosa, dispuesta a subir a una gran montaña, pero tan segura de la verdad y el poder de su objetivo que aunque a veces se agote no pierde la sonrisa.

Porque sin la voluntad de esta dama no consigo realizar nada que valga la pena. Esforzarse es poner el brío en hacer las cosas que sé que son positivas, aunque en ocasiones no me resulten fáciles o placenteras.

Esta guerrera, la que no se rinde, me recuerda que mi gran aliado, desde el principio, es pensar: Yo puedo. Si no creo en mí, ni confío en mi objetivo, no querré hacerlo ni invertiré suficientes arrestos en ello.

Gran enemiga es la pereza. La pereza de postergar y también la pereza de afirmar yo no soy capaz, que suele ser excusa para no volcar la energía necesaria hacia donde pretendo llegar.

Cuando mi motivación es grande, por muy difíciles que se pongan las cosas, no cejaré hasta conseguir lo que me he propuesto. Y a la vez sabré detectar los necesarios momentos de descanso.

El esfuerzo entusiasta es semejante a la armadura que se pone una guerrera antes de la batalla, ya que siempre cabe el riesgo de resultar herida. Si tuviera un temor insuperable a recibir cualquier golpe, no se dignaría a luchar.

Con esta imagen en mente me pertrecho frente a los retos sin temor ante la adversidad. Imaginar lo peor, te ayuda a atravesarlo, afirma esta luchadora. Además, el dolor no resulta al final tan grande como el imaginado.

Cuando tengo un objetivo claro consigo esforzarme con entusiasmo. Por eso tengo que buscar aquello que me mueve y me aporta de verdad. Tener seguridad en mí misma e ir a por ello sin demora.

 

 Conecto con la fuente de mi energía

Espacio a la luz

¿Por qué iniciar este año un proyecto como el de Guerreras de la Luz? Porque me gusta empezar a practicar el sentir mi lado más amable e intentar que aumente un poco más cada día.

Creo que al menos intentarlo es lo más valioso mientras camino por este cachito de universo. Puesto que estoy convencida de que hay que hacer algún tipo de firme contrapeso a la intemperie.

La rendija de luz que asoma cuando elijo estar alegre o ser generosa o paciente, en mitad de una crisis de apatía, egoísmo o enfado, es asombrosa.

Cuando opto por crear espacio y no ahogarme bajo mi sombra, tan necesitada de reconocimiento también, me recompongo.

Cuando consigo sostener mi lado menos encantador incluso con algo de cariño, parece que se alumbra el mundo entero. Y me da un subidón…


¡Feliz nuevo año como Guerrer@s de la Luz!

¡Salid y multiplicáos!